Miércoles, 20 Octubre 2021
Sobre las veedurías…

Sobre las veedurías… Destacado

Por Melvyn O. Herrera 

Del Aeropuerto Internacional Eloy Alfaro de Manabí, ubicado en Manta, por los medios de prensa, las infaltables redes sociales y por el “correo bemba”, a los ciudadanos comunes nos cayó como un plomazo la suspensión, que al finalizar el gobierno anterior se divulgó sobre la negociación que largamente se había realizado con una empresa ligada al gobierno de Korea del Sur, para operar el que hasta la fecha es un desperdiciado aeropuerto; es que la necesidad del aprovechamiento y utilización nacional e internacional de esa excelente pista, construida por norteamericanos, es un anhelo latente de todos los manabitas, para favorecer a la región y por ende al Ecuador.

Se conoció también que luego de esa noticia, prestamente en el Guayas se daban facilidades para iniciar conversaciones con estos oferentes para propósitos en proyectos similares; igualmente se conoce, sucedió con acuciosos personajes o “lobistas” a quienes se les presentaba ideal la ocasión para plantear contactos con interesados de otros países dedicados a estas actividades.

No solo por la lógica reacción de la ciudadanía manabita y mantense con más ímpetu, sino también por haber asumido la presidencia del país, el medio manabita G. Lasso Mendoza, su ministro del MTOP, Marcelo Cabrera y su equipo, revisados los legajos resolvió que las fallas encontradas, causantes de la apresurada suspensión, eran imprecisiones negociables y que negociando y solucionando estos temas se podía continuar con la negociación iniciada desde hace mucho tiempo. Es así que con visitas, diálogos y participación del GAD de Manta y varias instituciones del medio, se continua con el Proceso de Concesión de lo mencionado, y es lo que el 10 de septiembre, en Manta, el Subsecretario de Transporte Aéreo, José Luis Aguilar, informó al Comité Técnico Ciudadano, dependiente del GAD Manta.

Para ampliar la participación ciudadana el ministro nombró a tres veedores de este Proceso, entre ellos a este servidor, quizás por mis casi 30 años de labor propositiva como articulista, lo que es una suerte de constante veeduría del acontecer diario, y por algún mérito personal que habrá el ministro considerado en mi persona; no teniendo estas tres personas ninguna relación con el Estado, sino con la ciudadanía.

En lo que a mi respecta, he solicitado al Dr. Aguilar la información constante, amplia y suficiente para cumplir con esta patriótica obligación que me ayudará continuar con el “Gran Negocio”, mismo que desde hace rato me impuse; no siendo otro que el tratar de mejorar la sociedad y el hogar, declarado propósito que consta en la página 214 de mi libro “Inspiraciones…”.

Agradezco esta designación que la cumpliré a cabalidad. Es mi palabra.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.