Viernes, 17 Septiembre 2021
Carapaz, fantástico (¿y polémico?)

Carapaz, fantástico (¿y polémico?) Destacado

Por Jorge Gallardo

En un ejercicio democrático y plural –lo que es bueno porque evidencia respeto a la libertad de expresión-, los ecuatorianos dividen opiniones sobre las declaraciones del ciclista Ricardo Carapaz, tras obtener olímpica medalla de oro en Japón.

¿Qué dijo? “Al final esto lo disfruto yo. He sido un deportista que ha salido casi sin el apoyo del país. El país nunca creyó en mí. La verdad es que esto lo disfruto porque esto me pertenece a mí y a todos quienes realmente me apoyaron. Ahora yo sé que todo el mundo querrá festejar esta medalla, pero realmente deben hacerlo quienes han apoyado. Al final nunca han creído en mí; sólo ciertas personas que me dieron (apoyo) en su momento, y yo estoy aquí disfrutando de algo que fue un sueño. Lo he logrado, lo he cumplido y, nada, hay que seguir trabajando y seguirles dando oportunidad a todos los deportistas que realmente se merecen”. Eso dijo.

Yo opino que son declaraciones polémicas, porque Carapaz no identifica a quiénes no y quiénes sí lo apoyaron (salvo que elogia a su colega ciclista Jhonatan Narváez). Cuando afirma que el país nunca creyó en él ¿se refiere a que los ecuatorianos en general no lo respaldan? ¿O, simplemente, el país que no cree en él son los gobiernos nacionales de turno y los dirigentes deportivos? Podría ser sólo lo segundo, porque desde el 2017, cuando su nombre se vuelve público, los ecuatorianos no se ahorran elogios, tanto que en los últimos 4 años Carapaz es portada de todos los medios impresos, espacio estelar en radios y televisoras, “virus pandémico” en todas las redes sociales. Y la práctica del ciclismo se multiplica exponencialmente.

Me quedo con que el Ecuador representado por el gobierno central –ninguno en particular-, debe brindar real apoyo al deporte en las disciplinas que se practiquen. Que quienes funjan de dirigentes lo sean verdaderamente y sean inmaculados con el manejo de los dineros que se asignen para esos menesteres –que siempre deben ser los suficientes. Y que los deportistas, en el triunfo y en la derrota, sean sencillos y modestos, no arrogantes ni vanidosos. Los ecuatorianos siempre los apoyarán y creerán en ellos. Y que, como ahora, en coro sonoro dicen: Carapaz eres extraordinario.

Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.