Sábado, 02 Julio 2022
La Shyris estuvo en tranquilidad, con el cierre de ingreso vehicular

La Shyris estuvo en tranquilidad, con el cierre de ingreso vehicular Destacado

 

A las 19:00 de este sábado 4 de diciembre de 2021, la avenida de los Shyris estaba en silencio. El cambio respecto a como estaba la calle 24 horas antes era completo. Personal del Municipio de Quito instaló vallas para cercar el perímetro desde la Naciones Unidas hasta la Eloy Alfaro.

Con la disposición del alcalde Santiago Guarderas de cerrar la avenida para que no ingresen vehículos a parquearse y consumir licor en el lugar, la Policía Nacional e instituciones municipales se encargaron de efectuar un barrido con más de 120 funcionarios.

Los vendedores ambulantes que ofrecían canelazo fueron retirados. Se les prohibió vender la tradicional bebida alcohólica y si encontraban a algún ciudadano tomando en la calle se le decomisaba la botella y regaba frente a sus ojos. "No nos dejan vender nada de canelazo", contaba uno de los comerciantes informales.

Las vallas metálicas también se colocaron en la parte central de la avenida, donde es parqueadero público y las personas acostumbran a estacionarse para oír música y consumir licor. Por este tipo de situaciones, el viernes hubo descontrol, peleas, desmanes y agresiones.


Reo habría asesinado a su pareja durante visita íntima en cárcel de El Oro


"Todo espacio donde pretendan libar no está autorizado. Le instamos a la población a no beber en espacio público, es por su seguridad", comentó una servidora policial. Por eso en la Shyris ya no se observaban grupos de jóvenes tomando o escuchando música, simplemente pequeños grupos que caminaban por toda la calle, peatonizada por la disposición municipal.

La libre movilidad estuvo permitida y esto hizo que también se dirigieran por allí familias con niños o ciudadanos con sus mascotas. El ambiente era muy distinto, más pacífico y tranquilo que los días pasados. Además, equipos de limpieza trataron de retirar los restos de vidrios y botellas esparcidas por el pavimento, como rezago de la fiesta.

Pese a la calma, en los locales comerciales de la zona no hubo mayor presencia de clientes. La prohibición de ingresar a la Shyris en auto pareció afectarles. En los alrededores la congestión vehicular era notable, por el desconocimiento de la población del cierre de vías.

"Vine a la Shyris ayer y hoy quise regresar para subirme a una chiva, pero no veo movimiento", contó una joven, que en compañía de una amiga transitaban por la avenida. Las chivas tuvieron que modificar su ruta y únicamente recibir pasajeros en la Naciones Unidas. Allí la aglomeración continuó al mismo nivel que días atrás.

Para los vecinos de la República de El Salvador, este sábado fue de mayor descanso y tranquilidad, tras los incidentes que soportaron el viernes por el mal comportamiento ciudadano, en el marco de los 487 años de Fundación de la capital. (El Telégrafo)

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.