Diario La Hora de Quito

‘Felipe’ deja mucha información a pesar de su muerte

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

La mañana del 23 de julio de 2013 culminaba un duro año de trabajo repleto de ilusiones y esperanzas, materializado por un grupo de ambientalistas, veterinarios y científicos. Se iba a liberar al primer cóndor de Ecuador con un rastreador satelital. Este hecho abría una enorme puerta para conocer mejor los hábitos de esta majestuosa ave.

Ocho meses después, este sueño ha llegado a su fin. Felipe fue hallado muerto el pasado 12 de abril en unos páramos cercanos a la laguna de Salayambo, en Napo. Su cuerpo albergaba munición de gran calibre, así como orificios de bala en los sistemas digestivo y respiratorio, según reveló la autopsia.

Nuevos datos

Pero todo este trabajo no fue en vano. A lo largo de estos ocho meses de rastreo satelital, el cóndor Felipe emitió una gran cantidad de información, que fue de una gran utilidad para conocer esta ave, que en Ecuador se encuentra en peligro de extinción.

“Por ejemplo, hemos conocido nuevos dormideros de cóndores, porque no duermen en cualquier sitio. Son lugares estratégicos, alejados de depredadores y con zonas de alimentación cercanas. También hemos descubierto lugares donde desconocíamos que habitaba: en la laguna de Salayamabo y en las cercanías del volcán Sangay”, recuerda Hernán Vargas, investigador científico, director de Peregrine Fundation y miembro del Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino (GNTC).

Falta concienciación

Ante una tragedia de estas magnitudes, la sociedad se pregunta el porqué de estas prácticas. Juan Manuel Carrión, director del Zoológico de Quito y secretario del GNTC, considera que se debe a una causa: falta de concienciación.

“La sociedad civil tiene que ser conciente del valor de este animal para nuestro hábitat y nuestra identidad. Antiguamente, existían leyendas sobre este animal, todas ellas inciertas. Sobre todo hay que recordar que matar a una especie en peligro de extinción tiene una pena de dos a cuatro años de cárcel”.

Pérdidas económicas

Los disparos no dañaron el rastreador, cuyo costo asciende a 4.000 dólares. Además, según explica Vargas, el servicio satelital tiene un importe mensual de 200 dólares. “En total en estos dos años del Proyecto Cóndor hemos gastado unos 25.000 dólares. Entre transportes, personal contratado, comprar carroña y material tecnológico”, recuerda el investigador.

El cóndor Felipe fue rescatado el pasado 25 de junio. Se encontraba en unos potreros próximos a la comuna Campo Alegre, en el cantón Quijos, de Napo.

“Lo encontramos muy débil, desubicado y deshidratado. Felipe era un cóndor excepcional. Siempre recordaré la fuerza que tenía. Tuve que estar durante cerca de dos horas aguantando su cabeza mientras le dábamos suero y le hacíamos pruebas de sangre”, recuerda emocionado Vargas.

Luego permaneció durante cerca de un mes en el centro de Rescate de Ilitío, en Cotopaxi. Allí fue donde se le incorporó el rastreador satelital para luego ser liberado. (MAP)

Artículo 437 F
Código Penal:

° “El que cace, capture, recolecte, extraiga o comercialice, especies de flora o fauna que estén legalmente protegidas, contraviniendo las disposiciones legales y reglamentarias sobre la materia, será reprimido con prisión de uno a tres años. La pena será de prisión de dos a cuatro años cuando: a) El hecho se cometa en periodo de producción de semilla o de reproducción o crecimiento de las especies; b) El hecho se cometa contra especies en peligro de extinción; o, c) El hecho se cometa mediante el uso de explosivos, sustancias tóxicas, inflamables o radiactivas”.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...