Con los turistas, los delitos migran también por carnaval

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

Salinas 64c4f

José Hidalgo dejó parqueado su vehículo en la tercera avenida del balneario de Salinas. Estima que demoró alrededor de unas tres horas y cuando regresó, los momentos gratos vividos junto al mar se le fueron al piso al encontrar su vehículo abierto.
“Se me llevaron la memoria del auto, la reparación me costó $ 1.200”, indicó.

Es una de las tantas víctimas de los delincuentes denominados “accesoristas”, que proliferan estos días de carnaval en los puntos más turísticos a donde van a descansar los ciudadanos de las ciudades como Guayaquil.

Son aquellos delincuentes que se dedican a robar los accesorios de los vehículos parqueados en los balnearios. Este delito es el que más crece en la temporada alta de playa.

“Se roban las llantas de emergencia, la radio y todo objeto de valor que encuentran dentro del auto. Es preferible pagarle a los cuidadores para que no pase nada. En Punta Carnero siempre se dan estos hechos”, señaló la guayaquileña Silvia Benítez.

El coronel de Policía Edwin Noguera, jefe del comando provincial en Santa Elena, da fe de la situación aclarando que hay un refuerzo policial por estas fechas para combatir los picos de delincuencia que llegan acompañando al turismo masivo.

Para disminuir este mal, se designó a un centenar de uniformados que trabajan junto a civiles, que son los encargados de custodiar los automóviles de los turistas.

En cada fin de semana durante los meses de enero a mayo el promedio de este delito es entre tres y cuatro robos. En feriados, la cifra se triplica. El hecho causa preocupación en las autoridades. Aseguran que se han efectuado planes, pero sin resultados favorables.

Noguera aseveró que para este año se ha destinado a un equipo de inteligencia para dar con los integrantes de las bandas de delincuentes. Además, personal del Grupo de Intervención y Rescate efectúa rondas por los lugares donde se acumulan los vehículos parqueados.

“Este es uno de los males que estamos empeñados en erradicar. Ocurre más en la época alta de playa. Las personas vienen en gran cantidad hacia los balnearios, entonces los delincuentes también migran hacia acá”, relató el uniformado.

En Manta, Montecristi y Jaramijó, en la vecina provincia de Manabí, ocurre el mismo fenómeno. Llegan miles de turistas y el delito se traslada a los lugares de asistencia masiva, en especial, a las playas.

El mayor Miguel Egas, jefe de Operaciones del distrito Manta, indicó que los infractores de la ley aprovechan estos feriados para sus fechorías. “Vienen de otras provincias y en el tumulto, se da el robo de pertenencias, objetos de valor, fáciles de arranchar”, precisó.

Aproximadamente, 700 servidores policiales entre directivos y técnicos operativos han sido desplegados en las tres jurisdicciones manabitas, en playas, carreteras -para evitar asaltos en los buses- y barrios, para garantizar la seguridad.

Egas argumenta que la delincuencia se adapta a las situaciones y, por ello, en estas fechas se dan los denominados robos por oportunidad.

“Se presentan las circunstancias y facilidades para que los delincuentes actúen. Es un poco complicado para la Policía cuando toca vigilar a públicos de más de 50.000 personas, como en los conciertos”, explicó. El domingo, una persona fue detenida en delito flagrante por robo a vehículo en el parqueadero de una playa de Manta.

“Si no hay cantidades grandes de robos de pertenencias, es gracias también a que la ciudadanía ha sido muy consciente de que el delito aprovecha los descuidos”, dijo Egas.

Los lugares donde principalmente se dieron los casos fueron la playa El Murciélago y la de Tarqui, ambos balnearios pertenecientes a Manta. (Expreso)

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?