Los pacientes brillan sobre las tablas en Solca

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

CANCER 03768

Fue una mañana de coincidencias. Todos los artistas eran niños. Eran también pacientes. Sus padres estaban emocionados, a tal punto de llorar. Pero todos también, luego de hacerse un nudo en el corazón, como coincidieron, optaron por reír, aplaudir, gritar. En el hospital hubo una fiesta.

Ayer no fue un día normal en las instalaciones de la Sociedad de la Lucha Contra el Cáncer Solca. De hecho no lo fue desde hace dos días que empezaron las audiciones para la final del concurso Solca con talento, que se desarrolló ayer en el patio de la entidad, por segundo año consecutivo.

Una enorme carpa blanca, una pequeña tarima, telas rojas que simulaban el ingreso a un teatro; mucho público, integrado incluso por aquellos pacientes adultos que, guiados por la música, se instalaron en el sitio a curiosear; dieron la bienvenida a los doce niños que, por cerca de cuatro horas, se olvidaron de los medicamentos, las quimioterapias y los sueros. Y se transformaron en las miniversiones de cantantes y bailarines internacionales.

En Solca hubo una fiesta, sí. Y aunque esta fue organizada por el Comité de las Damas de Solca, como lo reconoció su presidenta, Mirabel Estrada, fueron los participantes los que la hicieron posible. No fue un concurso habitual tampoco. Y es que algunos de los menores, en cuyos brazos tenían todavía pegadas curitas; y cuyas cabezas lucían, en algunos casos, todavía sin cabello, todo a causa de los tratamientos; no demostraron estar cansados nunca.

Scarlett, de 11 años y quien tiene leucemia, fue una de ellas. Brilló. Bailó, junto a su hermana Keila, de 17 años, danza árabe. Y por cerca de tres minutos, sincronizadamente, movieron las caderas, las piernas y brazos, al tiempo que se miraban y sonreían. “Ella es tan perfecta y me emociona tanto verla así. Mi hermana, mi guerrera, lo ha disfrutado mucho. Scarlett ama el baile y esta semana ha sido hermosa”, dice Keila, quien tras la presentación se instaló al pie de la tarima junto a su hermana, a quien la tuvo agarrada de la mano la mayor parte del tiempo, para ver a los otros concursantes.

Jeremy, Kristhel, Dylan, Nikson, Sara, Valentina, Ronny, Ashley, Isaac, entre otros, de igual forma se sintieron y destacaron.

Isaac, quien se llevó el primer lugar en la competencia, no pudo causar más emoción al público, desde las tablas. Él, de apenas 9 años, hizo levantar a todos cuando empezó a bailar el Waka Waka, de Shakira; y remató con un merengue en el que terminó en lo más alto de una pirámide humana que fue parte del show.

Para su presentación Isaac contó con el apoyo de sus amigos del barrio, quienes se sabían también todos los pasos del baile que, dijeron, fueron creados por un coreógrafo. “Nosotros lo contratamos y con ayuda de Youtube, nos aprendimos cada movimiento. Fue difícil, practicamos día y noche”, dijo el pequeño artista, muy seguro; mientras sus familiares, de lejos, se reían. (Expreso)

Escribir un comentario

  • Asegúrese de *Recargar* la página para mostrar un nuevo código de seguridad antes de hacer click en 'Enviar', en caso de haber ingresado un código incorrecto.

  • Código de seguridad
    Refescar

     

    Columna Publicitaria

    
    Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


    ¿Acepta HTML?