El Comercio de Quito

Caso Jorge Glas: El Estado aún no cobra los USD 14 millones

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (2 Votes)

WEB20190111COMERCIO-PORTADA_7d839.jpg

Las sentencias contra Jorge Glas no están en firme. Esto en la práctica significa que el Estado no puede recuperar los USD 14 millones que la justicia ordenó confiscar al exvicepresidente y a su tío Ricardo Rivera. Los dos fallos en su contra fueron emitidos en diciembre del 2017 y junio del 2018.

Pero el exfuncionario ha presentado seis recursos judiciales que han frenado la aplicación de las condenas por asociación ilícita, vinculadas a la trama de corrupción de Odebrecht. A través de sus abogados, Glas ha planteado pedidos de ampliación y aclaración de la sentencia, apelación, casación, hábeas corpus y revisión del hábeas corpus. Este último recurso se encuentra en la Corte Constitucional, pero ese Tribunal no está habilitado y los expedientes que ingresaron están paralizados hasta que se nombre a los nuevos jueces.

Según Ernesto Albán, coordinador del concurso para la Corte Constitucional, los magistrados deberán ser nombrados el martes 15 de enero de 2019. Luego, deben ser posesionados y las demandas que están en ese organismo se sortearán entre los juristas. Finalmente, en febrero, empezarán a tramitarlas. Pero no hay plazos para que se resuelvan los temas.

El recurso de casación tampoco se ha tramitado.

Inicialmente, los jueces de la Corte Nacional de Justicia lo encontraron culpable en dos instancias, que lo condenan a seis años de cárcel. Además, se ordenó el congelamiento de sus cuentas bancarias e incautación de bienes. El congelamiento de las cuentas tampoco se aplica.

Como exvicepresidente, él tiene derecho a percibir una pensión vitalicia de USD 4 057,50 mensuales. Pero en noviembre pasado, el juez Carlos Paz acogió y aceptó el acuerdo al que Glas llegó con su esposa, para que esa cantidad se pague como pensión alimenticia por sus dos hijos. De hecho, el magistrado Paz ordenó que el pago lo realice la Secretaría de la Presidencia.

“No se puede aplicar la sentencia, porque Jorge Glas es inocente. Así lo determina la ley mientras la sentencia no está ejecutoriada”, sostiene su abogado, Eduardo Franco Loor. Judicialmente, una sentencia que aún no está en firme beneficia al procesado. Eso lo avala la Constitución, en su artículo 76, en el que se habla del principio de inocencia.

El texto dice: “Se presumirá la inocencia de toda persona, y será tratada como tal, mientras no se declare su responsabilidad mediante resolución firme o sentencia ejecutoriada”. La misma norma explica que la condena se empieza a aplicar después de que se agoten todos los recursos legales planteados por el sospechoso. En el ámbito administrativo, la Contraloría General, por su parte, ha determinado tres glosas solidarias, es decir, que son compartidas con más exfuncionarios.

La primera es por USD 49 millones por el contrato para la exploración y explotación de gas en el Bloque 3 del Golfo de Guayaquil. Otra glosa, por USD 31 millones, se estableció por liderar el contrato de concesión entre Conelec y Machala Power.

La tercera es por USD 5,2 millones y está relacionada con la exploración y explotación del campo Singue. En total son USD 85,2 millones en glosas. La Contraloría confirmó que Glas no ha cancelado esos montos. En el caso de Singue, el ente de control envió a la Fiscalía un informe con indicios de responsabilidad penal en marzo del 2017.

Desde entonces el caso sigue en indagación previa. Otras investigaciones que se encuentran en fase reservada tienen que ver con los supuestos delitos de peculado, delincuencia organizada, tráfico de influencias, lavado, testaferrismo, cohecho y concusión. Los indicios sobre la posible vinculación del exfuncionario en esos delitos fueron señalados dentro del expediente Odebrecht.

Por ejemplo, se menciona la utilización de la empresa China Glory para esconder las supuestas coimas entregadas por la constructora brasileña. Desde la cárcel de Latacunga, el exfuncionario defiende su inocencia. A través de una carta, indicó lo siguiente: “No tengo patrimonio escondido en ninguna parte del planeta”.

Además dijo que ya fue investigado y que los informes de la Unidad de Análisis Financiero, del Servicio de Rentas Internas, los informes de Estados Unidos, Panamá y Brasil “ni siquiera” lo nombran. “Peor me vinculan en cualquier ilícito”.

Esta declaración fue difundida por escrito en sus redes sociales y se emitió como respuesta a un nuevo caso de corrupción con el que se lo relaciona y que fue denunciado por la Presidencia.


Fuente: El Comercio

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...