La Judicatura, una fuente de tentación constante

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

 Consejo de la Judicatura f83ec

La sombra de la injerencia no es nueva. Aunque está llamado a ser el órgano de Gobierno, administración y disciplina de la Función Judicial, el Consejo de la Judicatura (CJ) ha dado giros, en la última década, que le hacen ‘apetitoso’ para varios sectores.

Los últimos acontecimientos en el CJ encargado, pintan un escenario en el que la transición del organismo dominado por una sola fuerza política, según concluyó la evaluación del Consejo de Participación, a otro que represente con mayor amplitud a la sociedad no será sencillo.

“Así se va a manejar la justicia”, se escucha decir al vocal Juan Pablo Albán en un audio de la discusión que mantuvo con Aquiles Rigaíl quien le responde: “No señor, así la está manejando usted”. La discusión concluye con un “yo no he mandado a cambiar a todos los jueces de la Unidad de Samborondón, doctor”, de Albán.

El Consejo de la Judicatura, como se lo conoce en la actualidad, apareció con la aprobación de la Constitución de 2008, en Montecristi. Antes se llamaba Consejo Nacional de la Judicatura, denominación que le dio la Constitución de 1998.

El abogado y exjuez de la extinta Corte Suprema de Justicia, Ramiro Román, le dijo a EXPRESO que, en 2004, ya alertó sobre la desconfiguración que empezó a experimentar este organismo que tenía un papel administrativo, que no implicaba ejercer control sobre la justicia.

“Lastimosamente mis denuncias se fueron debilitando porque empezaron a botar a los jueces de la Corte. Pero ahí ya se empezó a ver la confrontación de grupos interesados poderosos y se planteaba un control desde la organización Projusticia”, recordó Román.

En 2009, el expresidente Rafael Correa reconoció que iba a “meter la mano en la justicia” mientras defendía la consulta popular que planteaba una reforma judicial integral. El exmandatario matizó diciendo que era para “mejorar esas cortes con las que nadie puede estar satisfecho”.

Ahí se planteó la formación de un Consejo transitorio tripartito, que en 18 meses debía reformar el sistema judicial. Para el penalista Milton Castillo esto marcó un antes y un después, porque los integrantes de ese Consejo salieron de organismos dominados por el movimiento Alianza PAIS (AP).

“Convirtieron al Consejo en una herramienta para controlar la justicia, garantizar impunidad y perseguir a jueces. Para eso, aplicaron figuras como el error inexcusable de manera discrecional”, dijo Castillo.

La pugna dentro del actual Consejo de la Judicatura transitorio ha llevado a que el organismo nominador, el Consejo de Participación Ciudadana, acelere el proceso de designación de los definitivos, a más tardar, hasta finales de octubre.

El consejero, Xavier Zavala, asumió la responsabilidad de la nominación, sin embargo, considera que era imposible imaginar que habrían los incidentes que se han producido.

“Este Consejo no designó a cinco aventureros, a cinco piratas o a cinco sujetos sin bagaje o sin trayectoria. Designó, justamente, con base de la trayectoria y el prestigio de estos vocales”, señaló Zavala.

Por eso, ambos juristas consultados por este Diario consideran que la disputa en el CJ debe ser tomada con pinzas y no atribuirla necesariamente a un intento de grupos o sectores por tomar la justicia.

“Este esfuerzo de recuperar la justicia de parte de los vocales del CJ genera resistencia de los remanentes que todavía hay del correísmo dentro de la Función Judicial. Creo que para mantener sus privilegios han emprendido un contraataque interno para generar el caos”, dijo Castillo.

El anterior transitorio en la mira del nuevo

El Consejo de la Judicatura tiene previsto revelar, la semana que inicia, el supuesto “enjambre de corrupción” que se habría producido en esta entidad entre 2011, 2012 y 2013, cuando hubo un periodo de transición.

El presidente del organismo transitorio, Marcelo Merlo, lamentó que, en las investigaciones que adelanta el CJ, hayan no solo funcionarios públicos, sino también profesionales “algunos prestigiosos” y empresas que estarían involucradas en posibles irregularidades.

“Estamos investigando la infraestructura que se hizo en esa etapa. Con pruebas, con fotos expondremos, por ejemplo, que hay edificaciones de 3.500 metros cuadrados que son ocupadas por ocho personas. Consultorías completas con diseños, factibilidad hechas en ocho días”, manifestó. (Expreso)

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...