Villamar: Ochoa hizo una interpretación extensiva de la Ley para favorecer al criterio del Régimen

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 95% (2 Votes)

FABRICIOVILLAMAR 49417

Fabricio Villamar es, junto a Lourdes Cuesta, el legislador que promueve el juicio político a Carlos Ochoa, titular de la Superintendencia de Información y Comunicación.

¿Hubo que esperar un cambio del momento político para fiscalizar a Carlos Ochoa?

Para tener un juicio con posibilidades de éxito, sí. El juicio político es político y no va mucho más allá de la categorización del juicio de confianza, debe tener resultados políticos, que no es sólo la censura y destitución de Ochoa, sino el mensaje de que todos los atropellos de los últimos 10 años tenían una cara visible, que era él.

¿Por qué?

El objetivo era tener la verdad única, la del Gobierno. La moral única del Estado. Para eso sirvió muy bien la Ley de Comunicación. Este señor violó Derechos Humanos, especialmente los fundamentales de libertad de expresión, comunicación, y el derecho de la sociedad a tener diferentes criterios en un ambiente democrático. La democracia solamente tiene sentido si es que tienes diversas corrientes de pensamiento encontradas, y la gente toma eso y construye democracia.

¿Hubo doble estándar?

Sancionaron por lo publicado, lo no publicado y publicaciones de terceros.

Para casos en donde no se cumplían requisitos de presentación de una denuncia, la Superintendencia decía que no se sacrificará la justicia por la omisión de formalidades, pero cuando se denunciaba las agresiones verbales del expresidente en la sabatina, ahí la Superintendencia decía que ellos no tienen control. El caso de Martha Roldós es dramático, siempre pudieron haberlo hecho de oficio, pero Ochoa evitó asumir la protección de los ciudadanos, siempre estuvo protegiendo a la institución: con un argumento terrible, que es pensar que la Superintendencia tenía derechos.

¿Hubo sintonía de Ochoa con el Régimen anterior?

Ochoa hizo una interpretación extensiva de la Ley, evidentemente para favorecer al criterio del Régimen y eso es precisamente lo que hay que solucionar: la falta de institucionalidad. La institucionalidad es que las instituciones deben estar al servicio de los ecuatorianos independientemente de quien sea el gobierno y tienen que ser justas. Y eso no lo fueron en 10 años.

Pero, ¿el problema de fondo más bien parece ser la Ley de Comunicación?

Si, pero Ochoa está planteando lo que está sucediendo. Si él dice que aplicó la Ley y con esa Ley se violaron Derechos Humanos, es evidente que hay que cambiar la Ley. Creo que hay ambiente para eso, es entrar en un proceso de sustitución de esa Ley.

¿Una Ley que no contemple un mecanismo sancionador?

Sí, pero tal vez en este ánimo que tiene la gente de Alianza PAÍS (AP), trabajemos no en una Ley de Comunicación sino en una para garantizar la libertad de expresión, que es lo que estamos planteando. Lourdes Cuesta ha presentado ya un proyecto de Ley en ese sentido.

La constitución plantea que la comunicación es servicio público, ¿eso debe cambiar?

Mientras que para el resto del mundo la libertad de expresión y la comunicación son derechos, para Ecuador es un servicio público, que es lo que le permitió al Gobierno meter la mano en temas en donde le interesaba tener el monopolio de la verdad. La consulta popular no topó ese tema.

Ahora que se han peleado los compadres hay un ambiente que nos permite, para pacificar a Ecuador y recuperar criterios básicos de democracia, discutir una reforma a la Ley de Comunicación. Ojalá, en algún momento, la Constitución. Todavía no siento que haya ambiente para eso, pero creo que en algún momento va a haberlo.

¿Recuperó la Asamblea un espacio para la fiscalización?

El caso de Ochoa es paradigmático, puede marcar un antes y un después, la recuperación de la facultad de fiscalización, pero sobre todo podría significar para la gente de AP una oportunidad para lavarse la cara. Es decir, que no sea esta organización catalogada como la protectora de los actos de corrupción, sino una organización que intenta recuperar el prestigio perdido dando paso al juicio político.


Vamos a ver cómo van los votos, porque esa es otra historia. Una parte de AP parecería que va a votar por la censura y destitución. Y otra parte se empeña en defender al funcionario porque además tienen entre ellos vínculos personales de toda naturaleza.

¿Cómo pasará a la historia la Supercom?

El tiempo va a darle mejor perspectiva a los ciudadanos, para poderse dar cuenta de lo que nos hicieron durante ya 11 años; a los funcionarios que estuvieron al servicio de todo un sistema de persecución y de sanción; a los periodistas, porque hay los que tuvieron la valentía de aguantar y ser perseguidos y sancionados, hay otros que se acomodaron al poder y tampoco vale la pena olvidarse de eso, porque de alguna manera eso también debe marcar quienes fueron los que a pesar de todo mantuvieron la dignidad. Yo creo que el tiempo va mejorando la perspectiva.

¿El juicio político es una forma de justicia?

SÍ. Pero hay otros temas que al finalizar el proceso se los pase a conocimiento de la Fiscalía para ver si es que encuentran responsabilidades penales. A ratos siento que la gente se ha olvidado lo importante que es la censura como sanción al mal funcionario. Y solamente se piensa en el castigo de destitución. La censura a mí me parece que es lo que hay que recuperar en estos años como el elemento sancionador, es lo que tiene que devolverles a los ecuatorianos la confianza en la Asamblea cuando hay un mal funcionario. Por eso es necesario garantizarle el derecho a la defensa a Ochoa. Hay que ganar este juicio político con razones.

Fuente: La Hora

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...