Fiscalía descubre trastornos misóginos en presuntos femicidas

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

FISCALIA e7150

Los sospechosos de dos casos de presunto femicidio que conmocionaron a la capital fueron llamados a juicio. Se trata del proceso que se sigue por las muertes de dos muchachas de 18 y 13 años, asesinadas el 22 y 26 de septiembre en Luluncoto y Ciudadela Ibarra, respectivamente.

La Fiscalía expuso ante los jueces que conocieron las causas los elementos recabados durante las etapas de instrucción fiscal. Entre los indicios están las pruebas sicológicas practicadas a los sospechosos, en quienes se halló una coincidencia.

Santiago Requelme, fiscal de la Unidad de Violencia de Género, dijo que en ambos casos se encontró un trastorno de comportamientos misóginos en los presuntos victimarios. El funcionario explicó que este detalle lo determinó una perito del Departamento Médico Legal en un examen sicológico.

“Se reveló un trastorno de personalidad asocial con carácter de comportamientos misóginos”, señaló.

Una explicación

El sicólogo Petter Sanipatín, experto en estos casos, dijo que esta característica es adquirida desde la infancia de los victimarios por una relación inadecuada con la madre. Ante esta divergencia, dijo, los femicidas guardan profundos rencores que llegan a manifestarse con actos de violencia hacia las mujeres durante las etapas adultas.

El especialista ejemplifica la situación en un escenario de una traición amorosa. Explicó que ante un evento de estos, un hombre normal puede verse afectado, pero con el tiempo logra superarlo. Un sujeto que haya sido afectado en su infancia por su madre, en cambio puede reaccionar de forma extrema hasta el punto de atentar contra la vida de su compañera sentimental.

“Sienten que se pierden. Ante esa sensación ellos tienen que actuar atacando a la figura que los atacó. Pudo haber sido una madre adicta, una madre sicótica, depresiva, con problemas de conducta antisocial”, anotó el especialista.

Los casos

El pasado 22 de septiembre, Daniela C. fue asesinada de dos cortes en la garganta. Esa misma noche la Policía detuvo al sospechoso. Se trata de un joven que compartía con ella el aula de clases en el colegio 13 de Abril, ubicado en Chaguarquingo.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...