Reelección indefinida, la ‘piedra angular’ de la consulta

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

imagen 1 2017109101154 682x512 4fa98

A inicios de diciembre de 2015, una eufórica mayoría de Alianza PAIS aprobó en la Asamblea sus enmiendas constitucionales. Todas llegaron con un chapuzón de polémica, pero la más criticada fue la que dejó establecida la reelección indefinida. Esto quiere decir que cualquier autoridad, incluido el Presidente, puede ser reelegida para el mismo cargo cuantas veces quiera. Lustros, décadas, toda una vida, si logra ser proclamado vencedor.

Sin embargo, hace dos semanas, el presidente, Lenín Moreno, señaló en una entrevista que eso le parecía una aberración. Por eso incluyó en su consulta popular una pregunta, la tres, que le pide autorización al pueblo para revertir la decisión de su partido y que la Constitución permita solo una reelección, como fue aprobado en Montecristi.

No solo eso, en su argumentación ante la Corte Constitucional, Moreno aseguró que: “Es una contradicción considerar que puedan existir ejercicios de Gobierno perpetuos que no tiendan al autoritarismo, al abuso de poder, al clientelismo, al caudillismo, al nepotismo, a la corrupción y que no vulneren los derechos de las minorías…”.

Ahí está la pierda angular de la consulta. Por una parte, están quienes defienden la alternabilidad como pilar inamovible de una verdadera democracia.

Esto significa, precisamente, poner un límite a quien ejerce el poder; decirle que después de un número de años debe dejar el puesto por más que tuviera el apoyo del 100% de los electores. Hacia ese lado pedalean el Gobierno, toda la oposición, representantes de la academia y una porción importante del propio Alianza PAIS, que ya se ha alineado con Moreno.

Pero también están quienes aseguran que el pueblo, en las urnas, es el llamado a decidir si una persona puede o no permanecer eternamente en el poder.

Hacia allá pedalea, en cambio, la otra porción de Alianza PAIS, la que está alineada con el expresidente Rafael Correa, quien ya ha resentido públicamente que no podría volver a aspirar al sillón de Carondelet en 2021.

En efecto, entre las muchas autoridades que ya no podrán ser reelegidas si se aprueba la pregunta, está Correa. Pese a que la asambleísta Marcela Aguiñaga salió enseguida a decir que las leyes no son retroactivas y que Correa sí podría ser reelegido, los anexos presentados por Moreno ante la Corte establecen que: “las autoridades que ya hubiesen sido reelegidas desde la entrada en vigor de la Constitución de Montecristi no podrán postularse para el mismo cargo”. Lo que pone un cerrojo a las posibilidades de Correa.

‘No es cuestión de nombres ni de ideologías’

El debate de esta pregunta se avizora como el más torrentoso. Desde la academia habla Jaime Costales, profesor de la Universidad San Francisco, cuyo título dice sicólogo social, pero quien prefiere definirse como sicólogo político: “Hay que poner límites al poder en el tiempo de permanencia, porque el ejercicio del poder tiende a distorsionar la personalidad de quienes lo ejercen.

Una democracia madura no depende de las personas sino de las instituciones. En cambio, quienes quieren reelección indefinida piensan que todo está en manos de redentores iluminados que vienen a salvar a la humanidad, que tienen el complejo de mesías. Los pueblos se vuelven muy sumisos a caudillos populistas y autoritarios”.

Con él coincide el excandidato presidencial Paco Moncayo, para quien el principal riesgo de la reelección indefinida es signo de “una enfermedad”: el caudillismo. “El caudillismo es un cáncer de la democracia. Desde el poder se maneja la perpetuidad del caudillo. Y este es el modelo que ha seguido el socialismo del siglo XXI. Es importante terminar con este sistema, que no intenta ganar elecciones democráticas, sino captar las instituciones democráticas para la perpetuación del poder”.

Fuente: La Hora

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...