Los huéspedes no deseados

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (1 Vote)

0001a francescoaycart b76a3

Por Francesco Aycart C.

Decía mi abuelita, el huésped como el pescado ya al tercer día apestan, sabiduría popular que tiene encerrado en su concepto una gran verdad, no por ser solidarios, ni por decirle al mundo que somos un país de puertas abiertas, nuestros huéspedes se terminan convirtiendo en una carga y un dolor de cabeza para quienes los alojamos.

El caso del señor Assange, como lo es el de miles de ciudadanos extranjeros que nos vieron como tabla de salvación para huir de la miseria en la que lo tienen sus gobiernos incapaces, se nos fue de las manos, nos llenamos de pescados y ese mal olor en el ambiente, no nos ayuda como país en lo más mínimo.

Julian Assange, a nombre de la sagrada libertad de expresión, vivió arrimado a nuestro gobierno, por más de un lustro, pagándole todos los ecuatorianos alrededor de 6 millones de dólares, para garantizar su cómoda permanencia dentro de la embajada ecuatoriana en Inglaterra.

Dirán ciertos trasnochados que eso es derechos humanos, pero quien habla de los derechos humanos que se violentaron al destinar esa cantidad de millones cuando internamente tenemos muchos problemas por resolver, y ese “dinerito” muy bien hubiera podido ayudar. Lamentablemente Assange fue parte de la farsa de la década saqueada y su silencio o complicidad nos costó caro a los ecuatorianos.

Lo lamentable también, es que en algunas instituciones gubernamentales existen varios “Assanges”, que boicotearon todo tipo de trabajo honesto para convertirlo en beneficio propio, incluso llegando a la ofensa personal y a la mofa, y luego saliendo en medios digitales todos los días, para ver si el nuevo dueño de la morada, le sigue permitiendo pernoctar en la misma.

Esos “Assanges” criollos debe ser desterrados y ser reconocidos como lo que son, tan peligrosos para cualquier institución como lo es el real Assange, que todo lo manipula y lo consigue en base al chantaje y a la extorsión.

Si el verdadero Assange, salió como salió de nuestra embajada, por qué no aspirar que los “Assanges” criollos, lo hagan de la misma manera y no esperar que sigan siendo en un organismo honesto y serio, los huéspedes no deseados.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?