Experiencias maratónicas...

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

0001a melvinherreraPor Melvyn Herrera

Conozco que de los más de siete mil millones de humanos que poblamos este globo terráqueo, a priori habría un millón que son “seres raros”; eso, porque practican los llamados “deportes extremos”: Paracaidismo, “ironmanismo” y maratonismo, principalmente, entre otros que se me escapan, que son deportes nada comunes para el resto de personas

0001a melvinherreraPor Melvyn Herrera

Conozco que de los más de siete mil millones de humanos que poblamos este globo terráqueo, a priori habría un millón que son “seres raros”; eso, porque practican los llamados “deportes extremos”: Paracaidismo, “ironmanismo” y maratonismo, principalmente, entre otros que se me escapan, que son deportes nada comunes para el resto de personas, por diversas circunstancias y exigencias, como son las disciplinas de vida que exigen estas actividades -una más que otra- que van desde la alimentación diaria, sin admitir drogas, alcohol, cigarrillo y trasnochadas, a más de los estrictos hábitos de entrenamiento y cuidado físico para rendir lo que se han propuesto estas personas que, con toda justeza, me atrevo sin ambages a calificarlas de extraordinarias.

Es la conclusión a la que he llegado, luego de vivir la intensa y solidaria actividad de quienes somos parte del equipo de estos deportistas que se proponen viajar a tan lejanos lugares con climas y ambientes muy extraños, para correr una maratón, es decir esos épicos 42 y pico de kilómetros, para llegar a la meta con el único fin de lograr su íntima satisfacción personal materializada en una medalla y el caluroso abrazo de quienes los acompañamos.

Felizmente éstas son actividades “in crescendo” en nuestro Manabí, con énfasis en Manta, donde existen algunas familias enteras -padres con sus esposas, hijos e hijas- que con su pública y diaria práctica en el malecón de la ciudad se han convertido en un contagioso y positivo ejemplo social-deportivo, para que otras personas comiencen en la práctica de inicialmente cubrir unos pocos kilómetros, los que pronto motivan al aumento del esfuerzo y su consecuente satisfacción, para llegar a participar en pruebas como los “iroman” y las clásicas maratones; proceso del que soy testigo, al ser parte de varios seres queridos que voluntariamente han asumido estas nobles disciplinas, logrando sustanciales cambios en la integridad de sus vidas.

“Manta Running” es el ente que, con un caballeroso no escrito estatuto, donde prima el respetuoso comportamiento entre todos, llega hasta la solidaridad y generosidad, virtudes nada comunes en otras actividades; de este grupo humano es que han salido iniciativas como la que acaba de realizarse con la participación de una veintena de manabitas en la más grande maratón del planeta, la de New York, donde más de sesenta mil corredores de todo el mundo fueron animados por el pueblo neoyorquino que hizo del reciente domingo 4 una gran fiesta humano-deportiva, la que anima a este grupo de coterráneos a concretar para agosto del año próximo, la primera maratón de Manta; para lo que desde ya, quienes espontáneamente encabezan esta agrupación, con las actuales autoridades y las que serán elegidas en marzo de 2919, deben juntar organización y esfuerzos comunes, para darle a nuestro Manabí este histórico primer evento socio-deportivo.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...