¿Porqué los torcidos son ahora muchos más?

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (5 Votes)

0001a francescoaycartPor Francesco Aycart

Los que tratan de manejarse por ese difícil camino, más aún si son funcionarios públicos, son quienes en su momento sufren los golpes de su decisión, porque por lo general a quien se trata de doblar

0001a francescoaycartPor Francesco Aycart

Dentro de las decenas de "citas célebres" que se pueden ver y leer a diario en las redes digitales, me llegó una que hizo reflexionar mucho y que paso a detallar, la misma decía: "Siempre se golpea al que es recto. A los torcidos, generalmente se les deja tranquilos...", el texto venía acompañado de una imagen con una hilera de clavos torcidos y uno que estaba muy derecho, al cual obviamente, un martillo lo estaba golpeando.

Los que tratan de manejarse por ese difícil camino, más aún si son funcionarios públicos, son quienes en su momento sufren los golpes de su decisión, porque por lo general a quien se trata de doblar, no es al clavo que ya lo está, se dobla al clavo recto, porque es ese quien podría contaminar de rectitud a los otros miembros de la hilera ya deshecha.

Parecería contradictorio lo que les digo, pero sinceramente en nuestro medio, lo más natural es que los pájaros le disparen a las escopetas y sencillamente se entendería porque es más fácil y más rentable, ser parte de los clavos torcidos que de los clavos que aguantan palo.

Los torcidos copan cada vez más puestos estratégicos, vienen adornados con maestrías y títulos extranjeros, tienen una visión social y holística de que pueden cambiar el mundo, son convincentes y hasta agradables en su trato, salen todos los días en medios de comunicación, pero lamentablemente, su corazón nunca ha sido recto, peor aún su acción, ya que siempre han manejado agenda propia y por lo general abusan de su torcido poder, para con fondos que no le corresponden, envanecer sus más bajos instintos personalistas.

Como decía Facundo Cabral sobre los "pendejos", son tantos, los retorcidos, que podrían elegir hasta al presidente, nuestro país ya sabe de eso y tiene a uno de ellos sindicado y a algunos de esa misma hilera ya tras las rejas.

No podemos como nación, como región o como ciudad, dejarnos manejar por retorcidos, los que aún pensamos que los derechos somos más, debemos exigir que los martillos golpeen a quienes deban golpear, ya sea para enderezarlos o ya sea para eliminarlos de la hilera. Los clavos derechos deben ser los que marquen la guía del camino y los retorcidos se deberán enderezar o deberán sucumbir al escarnio ciudadano.

Si se puede, Guayaquil lo ha logrado, nuestros dos últimos alcaldes, marcaron el paso por ser rectos y más que todo por dejar en el camino de la deshonra a esa hilera de retorcidos que siempre quiere rodearse de derechos. Estamos en la puerta de que Guayaquil siga golpeando a los retorcidos, Cynthia Viteri deberá heredar con los cientos de miles de votos ese martillo de justicia y paz que asumió León Febres Cordero en el año 1992 y que nuestro actual alcalde Jaime Nebot, administra con flexibilidad pero con firme decisión desde el nuevo milenio.

Que en el camino, retorcidos se quieran "sumar" a la hilera de derechos es normal, pero sabremos estar vigilantes y con el poder del martillo que le dará el pueblo a su nueva alcaldesa, o se componen o simplemente se descomponen totalmente.

Está en nosotros estimados lectores, permitir que los torcidos sean cada vez más, o ejercer nuestro derecho y recomponerlos o descomponerlos para que no hagan bulto ni se conviertan en obstáculo del camino que nuestra ciudad sabrá mantener.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...