Sigue la mala economía

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 98% (6 Votes)

0001a MARCO FLORES 65x65 4edf2

Por Marco Flores

En el fondo, la página no cuenta nada nuevo, no da información que no sea pública, sino que sistematiza una gran parte de la información actualmente disponible sobre las abundantes acusaciones de corrupción de los últimos 10 años. Pero esa sistematización es demoledora, porque le da estructura a las porquerías acumuladas en una década.

Fue Milton Friedman, brillante maestro, académico y Premio Nobel en Economía quien dijo que “no hay almuerzo gratis” (there is no free lunch). Es que el maestro sabía muy bien que el manejo de la economía, tiene costos asociados, pero por sobre todo, siempre cobra todos los errores que se cometen y hay consecuencias negativas por lo que no se hace bien, se hace tarde o simplemente no se hace.

Las buenas políticas económicas no son socialistas ni revolucionarias, tampoco son de derechas o de izquierdas y la única verdadera forma de identificarlas es por los resultados que producen en la vida de personas e instituciones, justamente por ello lo real y trascendente es lo que los gobernantes hacen, antes que lo que dicen y ofrecen.

Dirección, profundidad y oportunidad correctas en las acciones y políticas económicas son cruciales para obtener resultados positivos, para hacer buena economía. Persistir con la inacción en ciertas áreas claves, la falta de oportunidad en otras y los errores que sigue sumando la conducción de la economía ecuatoriana, entre otras muy malas consecuencias, gradualmente, comenzarán a restarle sustancial apoyo popular a Lenin Moreno y la economía cobrará la factura acumulada.

No se puede ni debe, simplemente mantener (sostener) la economía y el PGE con más deuda pública y con más impuestos. El aumento febril de la deuda pública, SIEMPRE se traduce en mayores presiones impositivas, en más impuestos, sobre todo, cuando como ocurre en Ecuador, no hay crecimiento económico, ni estable ni vigoroso.

Las reformas legales contenidas en el proyecto llamado de “reactivación económica” que acaba de enviar LM a la Asamblea Nacional en más de un 90% son de corte netamente tributario y además no introducen ni buenas políticas económicas ni buena economía.

Los funcionarios del equipo económico con sus múltiples -demasiadas- incursiones a los medios de comunicación no pueden evitar que la verdad se manifieste a si misma, porque la ciudadanía comprende que esta XXIII reforma tributaria con título bonito y distractor, sumada a las otras 22 ocurridas en los últimos diez años, ha sido hecha, fundamentalmente, para ver que más pueden sacarles a las familias y empresas ecuatorianas, bajo el particular modo oficial de entender la forma en que hay que pagar la irresponsable y delirante factura fiscal de los ultimos diez años de gasto desenfrenado, derroche, deuda y déficit. Como no existen, crecimiento económico y generación de empleo, todo esto, también traerá costos políticos, mucho más temprano que tarde.

¿Cómo pensará Lenin Moreno crear un millón de empleos adecuados? Alguien debería contarle que la economía no crece y mucho menos a la tasa que se requiere para lograrlo. ¿Tendrá tal vez algún mago que pronto nos sorprenderá?
LM no puede simplemente dormirse sobre la economía y menos sin esperar muy malas consecuencias. La delincuencia y los asaltos se han multiplicado, la economía estancada y sin resultados, produce incrementos sustantivos en el subempleo y la gente comienza a quejarse cada vez con más fuerza.

También se escucha con mayor frecuencia y amplitud que no pasa nada en la economía familiar, que no mejora. Cuidado los ecuatorianos comiencen a pensar, sentir y decir que su economía estaba mejor con Correa o que era menos calamitosa.

Claramente no hay trabajo porque no hay inversión, hay consumo por influjo resultante de MÁS DEUDA PÚBLICA PERO NO DE INVERSION PRODUCTIVA. Además, hay que generar los recursos para que LM pueda cumplir de buena manera con los ofrecimientos hechos a los más pobres en la campaña, ahora no tiene con qué hacerlo.

No hay que hacer “paquetazos” del superado estilo Fondo Monetario Internacional, ni de ningún otro, hay que hacer buena economía y la buena economía se expresa en mejor salud, mejor educación, mejor comida, mejor vivienda, mejor seguridad y nada de esto es posible sin generación de empleo estable y digno, pero empleo que es resultante de mayor innovación y sólida inversión productiva, institucionalidad y estado de derecho.

El manejo político del Estado es inteligente y eficaz, pero el económico es incompetente y torpe. Sin duda todos o casi todos, apreciamos el nuevo estilo presidencial y la nueva conducción política del país, pero es importante que LM no confunda el tiempo (timing en economía), ni las prioridades, ni los límites.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...