El culillo de los apes tiene paralizada la Asamblea

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (5 Votes)

 001a martinpallares 8c7a4

Por Martín Pallares

 

Ni la Asamblea Nacional ni sus comisiones legislativas más importantes se han reunido para sesionar desde el jueves 28 de septiembre. Hasta el cierre de esta nota ya iban cinco días de paralización, interrumpida apenas por algunos conversatorios, seminarios o actos como el del Grupo Parlamentario por el Bienestar Animal que realizó uno llamado “Amigos por siempre” (ver foto). El motivo de esta inmovilidad tiene un nombre: culillo, término que (para tranquilidad de los amigos de Carreño) consta en el diccionario de la Real Academia de la Lengua como sinónimo de miedo.

El culillo que mantiene paralizado a la Asamblea obedece al terrible miedo que embarga a la bancada de Alianza País ante la posibilidad de que el pleno de ese organismo se reúna y aparezca el tema tabú del momento: Jorge Glas. Lo que ocurre con la Asamblea es como lo que ocurre con la familia que deja de reunirse los domingos en casa de la abuela para evitar hablar del embarazo de la nieta adolescente o con el grupo de parejas amigas que dejan de organizar paseos porque alguien tuvo un rollo de infidelidad.

La bancada de Alianza País quiere evitar, a toda costa, que llegue ese incómodo momento en que se instale una sesión y ocurra lo inevitable: que un asambleísta de oposición proponga el cambio del orden del día para introducir la discusión sobre la necesidad de enjuiciar al vicepresidente Jorge Glas, pedir su renuncia o simplemente hablar sobre el tema de Odebrecht. Esa posibilidad está por encima del espíritu de unidad que ha permitido a la bancada verdeflex bloquear los pedidos que la oposición ha presentado para tratar temas incómodos. Ahí está, por ejemplo, el caso de la seguridad social, de la flota china en las Galápagos o del espionaje político.

Los asambleístas de Alianza País saben que si hay sesión y alguien pone sobre el tapete el tema de Glas, la unidad del bloque no funcionará por una sencilla razón: sobre ese asunto no hay consenso. 4Pelagatos constató que existe una profunda división en la bancada oficialista sobre el caso Glas. “Se están matando”, dijo una fuente parlamentaria.

En esta pugna hay dos bandos. En uno está un grupo de legisladores que se sienten agobiados por las críticas que reciben a diario de ciertos sectores de la sociedad que los acusa de encubridores de la corrupción. En el otro están los correístas más radicales que consideran que su misión es proteger a sus compañeros y amigos; en este caso a Jorge Glas. Esa división se ha agudizado desde la semana pasada y el martes 3 de octubre se decidió publicar un confuso y vago comunicado en el que los miembros de la bancada dicen que no enjuiciarán a Glas hasta que la justicia se pronuncie sobre su inocencia. En él recuerdan que ya autorizaron enjuiciarlo a la Corte Nacional de Justicia.

El comunicado de Alianza País no soluciona el problema de fondo. Ese bloque está ante dilemas que, en cualquier caso, les son desfavorables. Si la oposición pide el cambio del orden del día, pueden bloquearlo. Pero esa actitud tiene ahora un alto costo político. Una fuente parlamentario cree que lo que quieren evitar es un debate sobre corrupción que, en las actuales circunstancias y con el Vicepresidente preso, terminaría exponencialmente amplificado en medios y redes sociales. “No quieren que les digan, ante millones de ciudadanos, lo corruptos que han sido”.

El conflicto de Alianza País evoca la imagen del perro que trata inútilmente de morderse el rabo: si abordan el tema de Glas la Asamblea se convierte en una caja de resonancia sobre las acusaciones de corrupción y si no lo hacen reafirman ante la sociedad la imagen de que están socapando la corrupción.

La pugna parece ser aún más grave ante el inevitable reacomodo de poder se que produciría en las comisiones legislativas en caso de una división definitiva en el bloque. Aquellos que tienen las comisiones saben que si se dividen podrían perderlas. Pero aquellos que no las tienen ven en un reacomodo de fuerzas la oportunidad de escalar posiciones. Aquellos que miran con buenos ojos al presidente Moreno aspiran a tener posiciones protagónicas en las comisiones donde están aquellos considerados como los correístas más radicales. El hecho cierto es que algunas comisiones legislativas también han dejado de reunirse.

En este entramado de contradicciones, aparece la figura del presidente de la Asamblea José Serrano. Las fuentes sostienen que Serrano no ha logrado consolidar un liderazgo que le permita estar seguro de que no habrá división en el interior del bloque. No tiene garantizada la unidad absoluta en el bloque y no la tendrá porque él incidió en la división al pedir a Glas que dé un paso al costado. Muchos, empezando por el mismo Glas, ven en él el traidor que corre tras la Vicepresidencia. Serrano tiene más de un motivo para no convocar a una sesión del pleno. En la Asamblea se dice que Serrano está, por el momento, más cercano a Moreno que a Correa y eso milita contra la necesidad que tiene de encontrar algún consenso en el bloque.

¿Hasta cuándo durará esta inmovilidad parlamentaria? Según la información que recogió 4Pelagatos, la situación durará hasta la próxima semana. Luis Fernando Torres, asambleísta de la oposición, sostiene que que el límite de este limbo político durará hasta el día en que el Consejo de la Administración Legislativo, CAL, acepte el pedido de juicio a Glas. Ese día, dice Torres, los asambleístas de País deberán tomar una definición: o votan sí o votan no. Ese momento se acabará, según Torres, la unidad de Alianza País en la Asamblea.

Hasta entonces, hay pavor entre los asambleístas oficialistas de que se instale la próxima sesión sin haber pactado una posición común. Pero el tiempo en política es limitado y, tarde o temprano, el culillo tendrá que dar paso a las definiciones.

Fuente: 4pelagatos.  Reproducción autorizada por el autor.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...