Se inicia nuevo gobierno

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (1 Vote)

0001a spurrier

Por Walter Spurrier

Hay que reducir la necesidad de endeudamiento en unos USD 5 mil millones, de manera gradual a lo largo de tres años: menos gasto, más ingresos.


Lenín Moreno toma las riendas del Gobierno el martes 11 de julio, al día siguiente de la partida de Rafael Correa y mes y medio después de su posesión formal.

El plan de gobierno que le entregó el presidente Correa pretende ser una camisa de fuerza para que continúe sus políticas. Voces de AP en la Asamblea vociferan que fiscalizarán que Moreno sea un fiel ejecutor del plan que le fuera encomendado.

Los flamantes integrantes del gabinete Moreno, fichas del presidente Correa que se mantienen en la nueva administración, han venido sosteniendo que la política del presidente Correa fue óptima.

Cuando posesionado de presidente, Moreno se dirigió a la mesa para servirse, solo encontró migajas y una millonaria cuenta que le toca pagar, producto de la monumental farra de la última década. Pero mantuvo prudente silencio que recién rompió el martes pasado.

Con palabras sencillas y sin ánimo de escandalizar informa que la economía pasa por un momento crítico; que la política de gasto desenfrenado fue errada, “se podría haber sido un poquito más mesurado en dejar cuentas en mejores condiciones”. Con lo que explícitamente contradice lo que repetía hasta la saciedad el presidente Correa, lo que consta en el Plan, y lo que sostienen sus propios colaboradores.

El siguiente paso que le toca dar es exigir, si no lo ha hecho ya, que le den cifras reales, no camufladas. Que le informen de la cruda realidad.

Las autoridades anteriores retiraron de los portales públicos la información sobre la ejecución del presupuesto 2016. En su presentación a los medios sobre las previsiones para 2017, el ministro de Finanzas sostuvo que el déficit sería de solo USD4.598 millones, pero incluyó ingresos petroleros presupuestarios inexistentes por USD2.300 millones. Por lo que en la práctica el déficit sería de USD6.800 millones, igual que en 2015: dos años sin el más mínimo ajuste a la realidad.

Acto seguido, el presidente tendrá que exponer su plan para sacar al Estado de la grave adicción al endeudamiento. Entre emisión de bonos en el mercado internacional, la colocación de bonos al IESS y de Cetes al BCE para retirar fondos de la reserva monetaria, entre otros, el Gobierno debe haber conseguido cerca de USD8 mil millones de financiamiento solo en el primer semestre. Sin embargo, la economía crecería por debajo de 1% en 2017, tercer año consecutivo de malos resultados.

Hay que reducir la necesidad de endeudamiento en unos USD5 mil millones, de manera gradual a lo largo de tres años: menos gasto, más ingresos.

Lo importante del ajuste es que se logren dos objetivos. El uno, que la población lo considere equitativo. Las autoridades sostienen que es imposible reducir la burocracia, salvo los que se retiren voluntariamente. En cuyo caso la carga tributaria sobre el resto de la población será insoportable.

El otro, que el plan sea creíble; que permita ver la luz al final del túnel. Esto requiere reformar diversas políticas para que se dinamice la inversión privada, el país venda más al exterior y crezca el empleo adecuado.

Como bien dice el presidente, ese plan tendrá que ser un esfuerzo de todos. (O)

Enlace: Se inicia nuevo gobierno

Fuente: El Universo

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...