Falsos profetas

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (1 Vote)

0001A MARCO-FLORES 8bd74 Por Marco Flores

Los hechos siempre hablan por sí mismos y solo hay que mirar alrededor para ratificar cómo ha sido conducida la economía ecuatoriana. La pandemia no causó su calamidad, volvió explícitos los resultados de la conducción económica y los agravó malamente.

En medio de la peor crisis económica y sanitaria ocurrida en Ecuador el exministro de finanzas Richard Martínez pretendió justificar el pago al ciento por ciento de su valor nominal de 342 millones de dólares por capital e intereses de los Bonos 2020 y el prepago con dos años de anticipación de 936 millones a los bancos extranjeros Credit Suisse y Goldman Sachs. Días antes había debitado las cuentas de las empresas públicas para sumar recursos a la cuenta única del tesoro nacional.

Haciendo uso de sus acostumbradas mentiras Martínez le aseguró al país que los pagos y prepagos eran imprescindibles para recibir 2400 millones de créditos de bancos chinos y varios otros créditos adicionales de organismos multilaterales que servirían para luchar contra la pandemia y reactivar la economía sosteniendo empresas, empleo y producción. Martínez además amplio sus propias mentiras con nuevas mentiras y aseguró que los pagos y prepagos también eran necesarios para reestructurar la deuda pública externa con acreedores privados.

En mayo pasado el presidente Moreno confirmó públicamente que el país contaba con 1440 millones de dólares, provenientes de organismos multilaterales destinados a los mismos propósitos que había señalado Martínez, construyendo la ilusión de un fortalecido programa “Reactívate Ecuador” que venía con urgente ayuda financiera a empresas y familias.

"Contamos con USD 640 millones del Fondo Monetario Internacional. El Banco Mundial aprobó hoy un desembolso de USD 500 millones. Finalmente hoy llegaron otros USD 300 de la Corporación Andina de Fomento", dijo enfáticamente Moreno, e incluso llamó a los alcaldes a abrir la economía.

No solo que la necesidad de los pagos y prepagos de deuda creada por las mentiras de Martínez fue completa y convenientemente falsa para tratar de producir un ambiente favorable sino que los créditos chinos nunca llegaron al país. Por si fuera poco es fácilmente verificable que los créditos de organismos multilaterales jamás han sido condicionados a la relación de países y acreedores, ni siquiera bajo circunstancias de no pago o default de sus deudas, como tantas veces lo ha reiterado el propio FMI.

Hace muy pocos días aparece también en escena el nuevo ministro de finanzas Mauricio Pozo y públicamente asegura que el país nunca recibió todo el dinero de los organismos multilaterales que habían garantizado tanto Martínez como Moreno, y que solo ingresaron 500 millones de dólares. Lo peor es que aún si fuese cierto lo que afirma Pozo ni siquiera esos recursos fueron usados para reactivar nada. La realidad siempre fue y sigue siendo otra porque los créditos de los multilaterales se usaron para pagar obligaciones presupuestarias y realizar los pagos de deuda pública desde la cuenta única del tesoro nacional dentro de la cual se confunden y mezclan los ingresos del Gobierno, destruyendo la mejor transparencia que debe tener la identificación de fuentes y usos de fondos.

El país debe aprender a distinguir mejor la verdad de la mentira. Conocer la verdad puede tardar pero finalmente aparece y brilla. "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?", dijo Jesús.

Econ. Marco Flores T.

Noviembre 14 de 2020

Escribir un comentario

  • Asegúrese de *Recargar* la página para mostrar un nuevo código de seguridad antes de hacer click en 'Enviar', en caso de haber ingresado un código incorrecto.

  • Código de seguridad
    Refescar

     

    Columna Publicitaria

    
    Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


    ¿Acepta HTML?

    LasMasPopulares a2cd0

    LePuedeInteresar d772d