María Eulalia

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

JAIMETERAN-OPINION-2_27976.jpg

Por Jaime Terán Randiche

Zoom del editor

María Eulalia Sanipatín Estrella, 73 años, ciega y diabética, ha sido sentenciada a 8 años de cárcel por cometer el delito de peculado, un faltante de 479,89 dólares en la caja de un hospital público, hecho ocurrido en el 2001. A la Justicia usualmente se la representa con una venda en los ojos. Así debe ser, en todos los casos, pero todos sabemos que esto no es cierto.

Su historia se hizo viral. La imagen publicada mostraba a María Eulalia entrando con dificultad a la cárcel, apoyada por una de sus hijas. Conmovió al país. La opinión pública desató su ira en las redes en contra de los jueces. Los tuiteros enseguida trajeron a colación otros casos mucho más graves con sentencias benevolentes.

Recordemos el caso del papá del exvicepresidente Jorge Glas, que violó una menor de edad, fue condenado, y nunca pisó una cárcel. Hasta hoy su destino es un secreto guardado bajo siete llaves. Más pesa el poder político y las influencias, dice un estribillo de una popular canción "la cárcel es para los pobres, lo he comprobado, a los ricos le ponen fianza y un abogado...", cuanta verdad en este verso urbano.

La justicia selectiva, la impunidad, acompañada de la deshonestidad de ciertos jueces y tribunales, es lo que causa indignación y desconfianza en los operadores de la justicia.

Al ilustre jurista penalista Jorge Zavala Baquerizo se le atribuye haber dicho la irónica frase de que el mejor abogado es "don dinero". Al edificio de la Corte Provincial de Justicia, ubicado en pleno centro de Guayaquil, se lo conoce en el imaginario colectivo como "el palacio de la moneda", hasta la fecha nadie me ha sabido decir por qué, tampoco lo quiero averiguar.

La solidaridad para María Eulalia no se hizo esperar. Un diligente y humanista abogado ha presentado el recurso de hábeas corpus. El presidente también se ha impresionado por el caso y ha ordenado tramitar el indulto.

El pueblo llano se ve reflejado en María Eulalia. Si se quiere no tanto por que crea en su inocencia, no. Es más bien por ese añejo sentimiento de rechazo a un sistema de justicia manoseado y mañoso que privilegia la desigualdad ante la ley. (I)

Noticias-RelacionadasPNG 95dc5

Escribir un comentario

  • Asegúrese de *Recargar* la página para mostrar un nuevo código de seguridad antes de hacer click en 'Enviar', en caso de haber ingresado un código incorrecto.

  • Código de seguridad
    Refescar

     

    Columna Publicitaria

    
    Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


    ¿Acepta HTML?

    LasMasPopulares a2cd0

    LePuedeInteresar d772d