Los objetivos nacionales

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (3 Votes)

ALBERTODAHIK-OPINION_6182b.jpg

Por Alberto Dahik Garzozi

Las campañas permiten diálogos, entendimientos, y por sobre todo, proponer al país las cosas que se necesitan. Sin embargo, la práctica electoral es lo contrario: decir lo que la gente quiere oír, aunque sea negativo para la sociedad. Es un ejercicio de “mercadeo”, como si conseguir votos fuese lo mismo que clientes para una gaseosa.

El Ecuador está muy lejos de tener objetivos nacionales y políticas de estado. La campaña que viene se desarrollará en medio de la peor caída de nuestro producto interno bruto en más de 100 años, y en momentos en que recién empezamos a entender la mayor destrucción económica, social, política y moral de nuestra historia producida por la FaRC. Sería un pecado de la sociedad entera que no logremos en esta ocasión trascender por sobre diferencias ideológicas, partidistas, y personales, y no fijemos esos objetivos en estos meses que se avecinan.

El Ecuador de mayo 2021 será de tal complejidad que no habrá espacio para ningún experimento, para pérdidas de tiempo, o para errores. La necesidad de acuerdos y un amplio diálogo es esencial porque las soluciones impondrán sacrificios, a pesar de la dureza que hoy vivimos: eliminar subsidios infames, enfrentar el gravísimo tema de la seguridad social, corregir la realidad de un desempleo y subempleo perversos, que claman por flexibilización laboral. Apoyar el potencial minero con la gran minería que es la que puede ser controlada para preservar el medioambiente y no estimular la informal que es precisamente la que lo destruye. Cambiar hacia una economía que se sustente en el sistema de precios y en la libertad de emprender y en el círculo virtuoso del ahorro-inversión-producción y productividad que resulte en crecimiento, y derrotar así a la pobreza. Y todo lo anterior demanda grandes transformaciones.

Estos temas y otros que escapan a la dimensión de un artículo de prensa requieren de acuerdos. El IESS necesita aumentar la edad de jubilación y/o aumentar aportes por la nueva realidad demográfica. Sin acuerdos el más “sabido” dirá que no es verdad, para ganar las elecciones, y seguir hundiendo al país.

Y si no hay acuerdos, abrimos espacio a la mentira populista, que hace creer que el próximo gobierno le resolverá los problemas a la gente.

Debemos entender que para salir de la pobreza hay que hacer las cosas bien por 30 años, manteniendo esos objetivos nacionales y políticas de estado. Si así se hace, enfrentaremos las crisis como lo está haciendo el Perú con 60 000 millones de dólares de reserva, y no como Ecuador con una reserva real de menos de 2000 millones, es decir, con 30 veces menos. El Perú, como Chile, ha fijado objetivos nacionales y se han respetado.

Los acuerdos hacen que el votante sepa que quien se desvíe miente. Es la vacuna para el peor de los virus: SSXI del cual la FaRC es la cepa Ecuador.

Y no olvidemos el principal objetivo nacional: impedir que regresen al poder, como lo hicieron los alemanes y los italianos, que proscribieron al nacionalsocialismo y al fascismo para que no regresen nunca a causar nuevamente la destrucción que causaron.

Fuente: El Universo

Noticias-RelacionadasPNG 95dc5

Escribir un comentario

  • Asegúrese de *Recargar* la página para mostrar un nuevo código de seguridad antes de hacer click en 'Enviar', en caso de haber ingresado un código incorrecto.

  • Código de seguridad
    Refescar

     

    Columna Publicitaria

    
    Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


    ¿Acepta HTML?

    LasMasPopulares a2cd0

    LePuedeInteresar d772d