Convocatoria y sentencia (Sobornos)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (2 Votes)

0001A -JORGEGALLARDO 974a4 Por Jorge Gallardo

Antes de la convocatoria a las elecciones presidenciales y legislativas de 2021, prevista para septiembre próximo, la administración de justicia debe haber resuelto, con sentencia ejecutoriada, el caso Sobornos. No es necesario violentar el debido proceso; simplemente, es actuar con diligencia e inteligencia, tanta que no se burle –y eso sí es grave- la expectativa ciudadana sobre cuántos –o todos-, tienen que ir a la cárcel por sus actos de corrupción.

Probado hasta la saciedad está el cometimiento del delito por parte de los implicados en el juicio que inició el pasado 10 de febrero, lo mismo que el aprovechamiento de las influencias del poder para, con sucio dinero, llenarse los bolsillos, financiar campañas electorales o promociones gubernamentales, chantajear a contratistas. Ya se sabe que se creó una organización para delinquir.


Han transcurrido casi 3 años desde que los sindicados dejaron el poder, sin embargo, parecería que el tiempo no ha pasado para la gigantesca infraestructura que en materia propagandística montaron durante los 10 años y más que gobernaron el Ecuador. ¡Es que tienen tanta plata! Desde allí, a través de internet (troles, redes sociales, cuentas truchas), de medios convencionales (dirigentes, afiliados, simpatizantes), de abogados defensores (directos unos, taimados otros), de intelectuales (reales algunos, autocalificados muchos), de ‘sigloveintiuneros’ (Venezuela, Nicaragua, Cuba, que arruinan a sus países), hacen lo imposible para frenar la sentencia.


Últimamente la treta es que hay muchos otros casos –no relacionados con Sobornos y otros de una gestión gubernamental corrompida y corruptora-, que deben atenderse prioritariamente, pretendiendo hacer creer que su delito no es importante y su procesamiento es político. A eso hay que sumar todos los incidentes que provocarán –son expertos-, en aras de postergar el dictamen jurídico final.


No es desconocido, menos para los jueces que integran el Tribunal de juzgamiento, todo lo que sucederá en adelante. Les toca, por lo mismo, no caer en el juego de la injusticia ni en el de la campaña política. Por eso, la sentencia definitiva no puede llegar a septiembre.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?