Y después del paro, ¿Qué?

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 98% (4 Votes)

0001a francescoaycart b76a3Por Lcdo. Francesco Aycart C., Mgs.

Después de este fracasado paro ante unas medidas económicas fuertes dispuestas por el Ejecutivo, ¿cuál será el futuro de nuestro País?; haber perdido más de 250 millones, solo por el primer día, y el haber paralizado a medias al Ecuador, un País que más que todo lo que necesita es producir y trabajar.

No es justo y no debemos permitir que una gavilla de sinvergüenzas, disfrazados de pseudos dirigentes gremiales, caoticen ciudades que necesitan de producción y trabajo, más allá, de que el único logro visible que tuvieron, es que salieran hordas de delincuentes y saqueen a diestra y siniestra varios locales en el País.

Guayaquil es una ciudad de paz, de solidaridad, pero a la vez es una ciudad de temple, pujante y que siempre mira al frente, que siempre mirará hacia el progreso y dentro de ese progreso y solidaridad que la caracterizan, su mirada siempre será centrada a los más necesitados.

Pasó el paro siendo un fracaso vergonzoso para sus proponentes, causó desmanes y daños, sí, y creo que ya es hora, de responsabilizar al verdadero culpable de esta barbarie, ese que se escuda en un ático, ese que azuza a su rebaño para crear caos y desorden, ese que con su sonrisa morbosa se mofa de la situación del país vía internet porque no tiene la hombría de bien, de venir a encarar los procesos que tiene encima, a ese y a esos que desde la Asamblea sediciosamente solicitaron que cesen al actual presidente, candidato de ellos mismos, el país tiene la obligación moral y cívica de sancionarlos.

El anterior mandatario, cuando fungió de presidente, hizo todo lo posible para que Ecuador esté como está, tuvo de los periodos donde más ingreso hubo por concepto de venta de petróleo, más que ningún otro presidente, ¿y qué generó?, pregunto yo, simplemente las sólidas bases de una deuda con China que nos tiene asfixiados, cuando pudo y tuvo el poder económico necesario par enrumbar al País, a un nuevo estado socialmente sustentable.

A esos debemos desterrarlos para siempre, esos que quieren ahora ser salvadores cuando en su momento fueron unos vulgares delincuentes y traidores a la patria, deben sucumbir ante nuestro escarnio y debemos desenmascararlos como los viles y ruines que fueron.

Ecuador puede sin ellos, Ecuador no los necesita, Ecuador tiene ya un futuro marcado y un ejemplo como lo es nuestra ciudad de Guayaquil, que bajo excelentes administraciones supo salir adelante y sigue sin desviarse del camino a la excelencia ciudadana, eso quiere Ecuador, no payasos que se auto denominan la reencarnación de Alfaro, Bolívar o el Che y no son más que burdas copias de Fidel, Chávez o Maduro; pasó el paro, ¿y ahora qué?



Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?