Juguemos en el bosque...

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 98% (5 Votes)

0001a ROBERTOLOPEZ ef0f8Por Roberto López

A escasos siete meses de que Lenín asumiera la presidencia, el choro más grande que ha producido el Ecuador abandonaba el país. Ingenuamente se creía que solo se había llevado para las colas, pero no la descomunal cifra ahora conocida.

Inmediatamente escribí mi artículo intitulado Un choro menos, en el cual afirmé: “Se mandó la jugada perfecta: nunca ahorró un centavo para que no supiéramos cuánto teníamos. El ahorro es visible, el gasto no. Con la deuda cubría el gasto corriente, mientras por otro iba sacando los ingresos... La deuda de 60.000 millones es el monto exacto de lo que se robó”.

No me equivoqué, pues luego el BID confirmó la cifra. Así la deuda era parte del ‘back up’ lícito para justificar la salida de otros ingresos no tan angelicales, si le pescaban los aviones fuera. Una cosa es choreo, otra tráfico. Recordemos las declaraciones del Chapito, según el cual el grueso de sus “exportaciones” salía de aquí. También por eso le metió la mano a lo visible: los 8.000 millones del Banco Central que ya nadie reclama.

Los fondos de los jubilados, de los maestros, del IESS y de todo lo que pudo. Nadie necesita tanto. No alcanza la vida para gastarlo. De ahí que la respuesta a la interrogante... ¿para qué tanta plata?, sea simple: siempre planeó su retorno como “el salvador de la patria”.

La campaña de su ñañita el 2021 será la más cara de la historia gracias a lo choreado. Su 28 % real, el descarado control “hasta maint” sobre el CNE y la decena de candidatos que le robarán un “inocuo” 1 % promedio a la única candidatura que podría ganarle, tornan posible el triunfo -y por supuesto- su eterno retorno.

Será inmediatamente indultado por su ñaña presidente, y con la herramienta perfecta que es su poderosa constitución “garantista” del crimen y la impunidad, podrá volver a endeudarnos ‘forever’ y poner otra vez a manejar el billete, al -ya entonces libre- solitario George. Mientras tanto, nosotros tontearemos haciéndole 2 lamiditas de gato a la Constitución en vez de escribir una que impida todo esto. Juguemos en el bosque que el lobo no está aquí. Cuando regrese... nos comerá.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?