De mal a peor...

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 90% (1 Vote)

0001a melvinherreraPor Melvyn Herrera

Las últimas noticias nos dicen que muchas situaciones diarias van de mal a peor. La primera y muy preocupante es la que incide en la hermana Venezuela, por la incidencia regional y casi vecindad con nosotros de todo lo que allá acontece. A más de la dolorosa emigración de -redondeado- cuatro millones de habitantes de esa rica pero mal administrada y políticamente saqueada nación, por el fatal experimento gubernamental que persiste en mantenerse al mando con la complicidad militar, ahora se agrava la situación con la bienvenida del por muchos países desconocido presidente Maduro a las recientemente reintegradas fuerzas narco-guerrilleras originarias de Colombia que rompieron los acuerdos de paz suscritos. Lo anterior y su movilización militar a las fronteras colombo-venezolanas, ponen a un tris el peligro de una guerra, que por lo ya dicho, también afectaría a toda la región de la que somos parte.

En Argentina, el resurgimiento electoral del anterior nefasto régimen de la corriente política que se familiarizó con otros gobiernos asolando nuestra Latinoamérica, ha agravado la crisis en la que quedó sumida esa patria y que el actual gobierno de Macri, demoró y/o no pudo superarla; ahora, es increíble saber que una nación tan rica en proveer alimentación a medio mundo, en estos momentos clama por combatir el hambre que acecha a sus habitantes. En ese mismo orden está Nicaragua, con otro gobierno de esa misma tendencia pseudo revolucionaria, el de Ortega, que es señalado por la comisionada Bachelet como ejecutor de criminales represiones políticas para acallar el inconformismo social, lo que merece la sanción de los entes internacionales a quienes les corresponde.

No podemos ignorar los atentados al planeta que son los incendios de la amazonia en Brasil y Bolivia como consecuencia de los cambios climáticos y/o de la depredadora ambición humana que sin razonamiento alguno agrede a la indefensa naturaleza en perjuicio de todos quienes poblamos este planeta. Así mismo todas las organizaciones del mundo deben impedir continúe este irreparable daño.

Al último comento del devastador huracán Dorian que inmisericordemente azotó a las Bahamas; nunca se había visto tanta furia de los vientos y aguas que lo componen, siendo quizás una advertencia de la madre naturaleza ante los ataques que en toda forma y lugar irresponsablemente le irrogamos. Luego de en la TV ver este azote que también se repitió en Japón, sin fenómenos como éste colijo, que aquí en el Ecuador y en este amado Manabí, vivimos en un verdadero paraíso terrenal, sin olas de calor, sin heladas, y con solo un poquito de la baja temperatura de estos días en algunos lugares de la nación y en la costa, donde esto es inusual. El mensaje final sería que debemos cuidar nuestras diarias decisiones políticas uniéndolas a las cotidianas, para de alguna forma respetar este generoso planeta que nos soporta, especialmente en estos tiempos en que con carga de optimismo debemos superar la tendencia del titulo de esta nota periodística.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?