Las mujeres de todo el mundo reivindican la igualdad en una jornada histórica

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

EFE20180308MUJERES-DIA-4_67c66.jpg

Concentración convocada por los sindicatos en la Plaza de la Cibeles, a las puertas del Ayuntamiento de Madrid, con motivo del Día de la Mujer. EFE/JAVIER LIZÓN


Mujeres de todo el mundo, convocadas por organizaciones sociales, partidos y sindicatos de más de un centenar de países, reivindican hoy la igualdad frente a los hombres con caceroladas, manifestaciones, huelgas y otros actos que han convertido este 8 de marzo en una jornada en histórica.

Estas movilizaciones suponen "la mayor revolución feminista desde la petición del derecho al voto de las sufragistas hace cien años", según dijo a Efe la italiana Asia Argento, una de las abanderadas del movimiento "#MeToo" contra los abusos sexuales al hablar de este 8 de marzo.

Y es que mujeres de países tan distantes como Indonesia, Corea del Sur, Japón o España han salido a las calles en una movilización sin precedentes para expresar el cansancio de un colectivo que no aprecia avances en la lucha contra el machismo, la igualdad salarial, el acoso o la violencia de género.

EFE20180308MUJERES-DIA-2_0ab53.jpg
Un grupo de trabajadoras participan en una concentración durante la huelga feminista convocada hoy con motivo del Día de la Mujer en el intercambiador de Principe Pío en Madrid. EFE/Santi Donaire

En la capital de Indonesia, el mayor país musulmán del mundo con grandes lagunas en protección de los derechos humanos, miembros de 69 organizaciones protestaron hoy ante el Parlamento y el palacio presidencial para condenar la discriminación, la violencia y la intolerancia contra las mujeres y las minorías.

En el otro extremo del mundo, en Venezuela, una muestra de arte gráfico "sin género" fue la peculiar aportación del país a las conmemoraciones del Día de la Mujer, un colectivo especialmente castigado por la violencia y la pobreza que azotan el país.

La campaña "MeeToo", movimiento global creado en EE.UU. en contra del acoso sexual en el cine, sirvió de inspiración a las surcoreanas en las protestas que hoy protagonizaron en Seúl.

Las surcoreanas tratan de crear una red de apoyo a las víctimas de abusos sexuales en un país muy marcado por la tradición confuciana que hasta ahora ha tendido a aislar y a criticar especialmente a aquellas que han osado denunciar a sus superiores.

También, cientos de japonesas marcharon hoy en Tokio y en otras ciudades del país para reclamar mayor igualdad en uno de los países desarrollados donde las mujeres afrontan mayores obstáculos en todos los ámbitos.

Y Camboya pasó hoy por ser el único país del Sudeste Asiático donde el Día de la Mujer está declarado festivo nacional para celebrar actos en contra de los abusos sexuales y la violencia doméstica, consecuencias de la mentalidad machista que prevalece en países como este.

En España, las movilizaciones se iniciaron en la medianoche con caceroladas protagonizadas por mujeres en distintas ciudades del país que se unen bajo el lema "Si nosotras paramos, se para el mundo".

Las españolas están convocadas hoy por sindicados, organizaciones feministas y algunos partidos políticos a paros parciales y totales y manifestaciones que recorrerán a última hora del día las principales calles del país.

Pero en esta jornada, la desigualdad entre hombres y mujeres es también trasladable a la que existe entre países ricos y pobres, dado que en estos últimos, la mujer sufre doblemente su condición.

En muchas naciones del África Subsahariana o en países con regímenes totalitarios las mujeres soportan la violencia como algo cotidiano en sus entornos, agravada por la violencia propia de los conflictos bélicos.

Resulta anecdótico hablar de conmemoraciones o actos reivindicativos de mujeres en países como Siria, Irak, Yemen, Nigeria, Níger o la República Democrática del Congo donde ni siquiera el derecho a la vida está garantizado.

En otras latitudes más desarrolladas, como es el caso de Rusia, donde las mujeres tienen los mismos o más problemas que sus congéneres de otras partes del mundo, el feminismo parece haber desaparecido, al menos, oficialmente.

"En cada rincón de Rusia hoy reina un ambiente primaveral y soleado... Queridas mujeres, nos alegramos de tener de nuevo una ocasión tan extraordinaria para expresaros nuestra enorme estima y nuestra admiración por vuestra belleza y ternura", dijo el presidente ruso, Vladímir Putin, en su felicitación por el Día de la Mujer.

Ni rastro de protestas, actos o manifestaciones reivindicativas en un país y en una jornada que es festiva nacional desde 1965.

Desde Francia, que se ha sumado al movimiento global feminista con protestas en diversas ciudades, llegan además iniciativas originales como la del diario de izquierda "Liberation", que ha subido su precio hoy para hombres con el objetivo de denunciar la brecha salarial entre ambos sexos.

La jornada, casi acabada en Asia, en plena efervescencia en África y Europa y comenzando en América, aún verá miles de actos reivindicativos protagonizadas por mujeres y hombres convencidos de que "ser mujer" no debe ser la "cualificación principal" para ocupar un puesto en la sociedad. (Madrid/EFE)

Ola del #MeToo contra el acoso sexual rompe la ley del silencio general

WEB20180308METOO_85077.jpg

La ley del silencio sobre el acoso sexual se rompió con el movimiento "#MeToo" ("Yo también"), que abrió la espita de las denuncias en el mundo del espectáculo, pero también en otros ámbitos, como oenegés o incluso en instituciones europeas.

De la urgencia de acabar con el acoso sexual en el entorno laboral, pero también en la vida en general, se habló en "Alzando la voz contra lo inaceptable", un debate organizado en la Eurocámara por el Día Internacional de Mujer.

El eurodiputado socialista francés Edouard Martin llegó incluso a pedir una auditoría externa en el PE, donde este jueves el sindicato de asistentes de los miembros de esta institución europea convocó una concentración para exigir medidas contra el acoso, como formación obligatoria para garantizar la dignidad en el trabajo.

Martin, un sindicalista metalúrgico de origen español, fue uno de los eurodiputados que impulsaron la rápida aprobación de una resolución por el Parlamento Europeo el 26 de octubre pasado que instaba a investigar "con urgencia y exahustivamente" los casos de abusos en su seno denunciados por medios de comunicación europeos.

Esa resolución, que salió adelante con 580 votos a favor, 10 en contra y 27 abstenciones, también instaba a la Comisión Europea a elaborar una estrategia integral contra la violencia de género.

"Hay acoso en el Parlamento Europeo. Somos un reflejo de la sociedad, aquí hay de todo", dijo Martin, quien abogó por que se castigue "sin miramientos" a los culpables y se apliquen medidas.

La semana que viene se va a debatir en la mesa del PE una propuesta para que haya cursos obligatorios de formación a los eurodiputados, que se incluya a los becarios y que pueda haber agentes externos (psicólogos, médicos y abogados), pero no hay acuerdo, dijo hoy a Efe la actual portavoz de igualdad de los socialistas europeos, la eurodiputada española Iratxe García.

"Pero esto no es algo distinto a lo que pueda ocurrir fuera, en una fábrica, en la universidad o en cualquier departamento de una empresa", advirtió García, al poner el acento en el abuso de poder.

El acoso sexual era un secreto a voces en la industria cinematográfica hasta que un grupo de actrices decidió romperlo en otoño pasado y nació el poderoso movimiento #MeToo, al que han seguido La Caja de Pandora en España, #denoncetonporc en Francia o #ÃäÇ_ßãÇä ("yo también") entre las mujeres árabes.

Tras el cine, el escándalo de los abusos salpicó al mundo de la ayuda humanitaria, recordó en el debate en el PE la fundadora de la oenegé alemana "Terre de Femmes", Inge Bell, que señaló con el dedo a Oxfam, Unicef, Médicos del Mundo o la Cruz Roja.

Ella descubrió esa realidad hace 18 años siendo corresponsal de guerra en los Balcanes con las onegés y los cascos azules de la ONU, y aunque lo denunció, las autoridades alemanas de la época lo negaron, relató Bell, lo que le llevó a fundar "Terre de Femmes".

"Depende de cada uno de nosotros identificar, hacer preguntas y denunciar", instó, al tiempo que reclamó también prestar atención a la violencia domestica, la brecha salarial y la desigualdad.

Al final todo tiene que ver con las estructuras de poder, apuntó la periodista y fundadora en 2012 de la plataforma holandesa vileine.com, Hadjar Benmiloud, ya que la sociedad está "dominada por hombres mayores y blancos interesados solo por el dinero".

En su plataforma escriben "mujeres inteligentes" que identifican "estructuras de poder" en todo el mundo y que "permean la sociedad".

Tras el #MeToo, Benmiloud sostiene que las mujeres "podemos decidir lo que es aceptable y lo que no" y luchar contra la "masculinidad tóxica", pero también por la "igualdad económica, sociológica y educativa".

"El periodismo y feminismo se tienen que redefinir, acelerar el cambio con la perspectiva feminista y crear corriente de opinión fuera de las estructuras de poder", instó Benmiloud.

Cambiar estereotipos, ofrecer ejemplos inspiradores de mujeres en los medios de comunicación, fomentar la presencia femenina en los empleos científicos y tecnológicos, y dar la batalla por los puestos directivos sin complejos fueron algunas recomendaciones que salieron del seminario en el PE "El empoderamiento de las mujeres y niñas en los medios de comunicación e internet: clave para el futuro". (Bruselas/EFE)

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...