¿Cuál es el futuro de la Organización Mundial de la Salud?

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (2 Votes)

OMSEEUU 899f2

A principios de abril, cuando Donald Trump comenzó a cuestionar el papel de la Organización Mundial de la Salud en la gestión de la pandemia, muchos creyeron que no iba cumplir su amenaza de cortar el envío de fondos. Menos aún imaginaban que iba a estar dispuesto a dejar una institución de la que Estados Unidos había sido un estandarte desde su fundación, en 1948.

Pero, como en tantas otras ocasiones, Trump demostró este viernes que no le falta atrevimiento. “Detallamos los cambios que debía hacer y se los comunicamos directamente, pero se ha negado a actuar. Como falló en implementar las tan necesitadas y solicitadas reformas, vamos a terminar nuestra relación con la OMS y a redirigir esos fondos a otras necesidades globales de salud pública”, dijo en una conferencia de prensa desde el jardín de las rosas de la Casa Blanca.

Para efectuar las modificaciones sugeridas le había dado solo 30 días a una organización compuesta por 194 países, y en en medio de una pandemia. Así que la condición impuesta para la permanencia estadounidense era solo una formalidad.

El argumento que dio Trump fue el mismo con el que insiste desde el mes pasado. “China tiene un control absoluto de la OMS pese a que solo paga 40 millones de dólares, en comparación con la cantidad de dinero que gastamos nosotros, que son aproximadamente 450 millones cada año”, afirmó. “Autoridades chinas ignoraron sus obligaciones de reportarse a la OMS y la presionaron para que engañara al mundo tras descubrirlas por primera vez".

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la agencia de la ONU, trató de mantenerse diplomático y no respondió directamente a las acusaciones de Trump. La OMS tiene unos 7.000 empleados repartidos en distintas partes del mundo, y cuenta con un presupuesto que es bastante escueto para las responsabilidades que tiene. Son unos 2.800 millones de dólares anuales, que se verán comprometidos tras la salida de Estados Unidos, el principal aportante.

Pero ninguno de los posibles problemas económicos derivados de esta noticia se compara con sus efectos políticos. Probablemente, el único ganador termine siendo China, que tendrá el terreno libre para aumentar su influencia. De hecho, semanas atrás, Beijing se comprometió a aportar 1.100 millones de dólares adicionales, monto que Xi Jinping amplió luego a 2.000 millones.

En cualquier caso, la combinación del desprestigio por un manejo errático de la crisis en el primer mes con la retirada de la primera potencia mundial siembra de incertidumbre el futuro la organización. Justo cuando más indispensable parece, ahora que se volvió evidente la necesidad de una eficaz coordinación global para enfrentar una pandemia.

“Las implicaciones son potencialmente devastadoras, pero pongo el énfasis en el potencialmente. Esta es una de esas ocasiones en las que es probable que el ladrido de la actual administración sea peor que la mordida. Estados Unidos es el mayor contribuyente individual de la OMS. Proporciona el 22% del presupuesto básico y el 10% de las contribuciones voluntarias para programas específicos. Entre las dos contribuciones, es alrededor del 16% del presupuesto total. Además, es una fuente importante de conocimientos técnicos y de cooperación, ya que es líder en tecnologías médicas e informáticas clave”, explicó William J. Long, profesor del Instituto de Estudios Globales de la Universidad Estatal de Georgia, consultado por Infobae. (Infobae)

Escribir un comentario

  • Asegúrese de *Recargar* la página para mostrar un nuevo código de seguridad antes de hacer click en 'Enviar', en caso de haber ingresado un código incorrecto.

  • Código de seguridad
    Refescar

     

    Columna Publicitaria

    
    Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


    ¿Acepta HTML?