Escándalo por el video en el que cuatro líderes mundiales se burlan de Donald Trump

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (3 Votes)

LIDERES 8f3e2

Donald Trump acusó el miércoles al primer ministro canadiense Justin Trudeau de tener “dos caras”, tras ser descubierto por las cámaras de televisión aparentemente riéndose del presidente estadounidense junto a otros líderes durante una recepción al margen de la cumbre de la OTAN.

Y alegando que ya ha hablado mucho con los medios desde que llegó a Londres el lunes, dijo que se marcharía “directamente” a Washington al término de la cumbre, anulando su conferencia final. “Creo que hemos dado ya muchas ruedas de prensa”, dijo.

Durante una recepción en el Palacio de Buckingham el martes por la noche, una cámara de televisión captó a un grupo de líderes riéndose aparentemente del presidente estadounidense.

“Tiene dos caras”, afirmó Trump enfáticamente. Tras una pausa, matizó su declaración: “Honestamente, con Trudeau, es un buen tipo. Pero la verdad es que lo llamé por el hecho de que no está pagando el 2% (del presupuesto en Defensa, estipulado por la OTAN) y supongo que no está muy contento”.

Luego agregó, con un mensaje más apuntado hacia la política doméstica: “Yo represento a los EEUU y él debería pagar más de lo que paga, y lo entiende. Así que puedo imaginar que no es tan feliz, pero así son las cosas”.

Por su parte, Trudeau también fue consultado al respecto.

“La relación entre Canadá y EEUU es extremadamente buena. Y yo tengo una muy buena relación con el presidente Trump y su equipo”, expresó.

Sobre la escena puntual, comentó: “Anoche hice una referencia al hecho de que hubo una conferencia no programada antes de mi encuentro con Trump, y que estaba contento de participar. Pero ciertamente fue notable. Y he tenido un número de buenas conversaciones con el presidente a lo largo de este día y ayer”, indicó, restando importancia a sus comentarios.

Trudeau, además, intentó vincular dos pasajes de los pocos que se escucharon de la conversación, pese a que ambos no fueron inmediatos entre sí: el momento en que dice que vio cómo el equipo del presidente se quedó boquiabierto, y cuando hace mención al Doral, en Florida, referencia a la propiedad de Trump que el mandatario quería usar como sede para el próximo G-7, idea que causó polémica y tuvo que dar marcha atrás.

“Todos estábamos sorprendidos y creo que a gusto con saber que la cumbre sería en Camp David (una residencia presidencial del Estado). Creo que fue un anuncio no programado. y creo que los equipos de todos, cada líder tiene equipos que cada tanto quedan boquiabiertos con anuncios como ese, por ejemplo. Hay un interés en dónde va a ser el G-7. Y tuve el placer de compartir con ellos en cómo se supo que al reunión iba a ser en Camp David”, explicó.

En las imágenes captadas por le Palacio de Buckingham, se oye al británico Boris Johnson preguntar al francés Emmanuel Macron porqué llegó tarde a un encuentro. Entonces interviene Trudeau para explicar con sorna que la rueda de prensa del francés con Trump “duró 40 minutos”. Macron parece contar una anécdota ante las miradas de la princesa Ana y el primer ministro holandés, Mark Rutte, aunque sus palabras son inaudibles. Pero se oye a Trudeau decir “Oh, sí, sí” con tono burlón, antes de asegurar que el equipo de Trump se quedó “boquiabierto”.

Otros incidentes

No es la primera vez que Trump es blanco de críticas o, incluso, de risas por parte de líderes extranjeros.

En el G-7 del 2018, una imagen se viralizó por la confrontación que muestra entre el presidente estadounidense y los mandatarios de países aliados.

También en 2018, Trump desató risas en el público de la Asamblea General de la ONU, pese a que no tenía ninguna intención de lanzar un chiste.

“En menos de dos años hemos logrado más que casi cualquier gobierno en la historia de nuestro país”, aseguró, causando la inesperada reacción de los presentes.

Incluso su hija mayor, Ivanka Trump, ha sufrido un incidente que causó críticas entre analistas y comentaristas, cuando en una cumbre del G-20 en Japón intentó intervenir en una charla que tenían Theresa May, la entonces primera ministra del Reino Unido; Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional; Emmanuel Macron y Justin Trudeau.

Ivanka Trump parecía estar buscando cómo intervenir en el debate diplomático. May decía: "En cuanto les pones ese aspecto económico, muchas personas que de otro modo no lo harían empiezan a escuchar ". Ivanka Trump intercedió “Lo mismo con la parte de defensa, en cuanto al negocio que ha sido, como, dominado por varones”. Lagarde, quien estaba al lado de la hija del presidente estadounidense, voltea hacia ella y se queda pestañeando en aparente confusión por un comentario no vinculado al tema. (Infobae)

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?