El destituido juez José Suing se destapa: Emisario de la Presidencia de la República “presionó” fallo de la OCP

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 83% (59 Votes)

SUING 2 20140908 356da0aaaacon video new

En la tercera emisión del programa "Ahora... ¡A Quemarropa!", conducido por Carlos Vera, el destituido juez José Suing revela algunos hechos inéditos de la justicia secuestrada, vista desde adentro y afirma que acudirá a instancias internacionales para exigir reparaciones, por sentirse lesionado en sus derechos.

Suing asevera también, con una mezcla de recelo y rabia: “Creo que hay temor. Si no tuvieron (el Gobierno) aspavientos en destituir a un juez que llegó a la CNJ con méritos propios, cualquier otro juez de instancia inferior podría correr la misma suerte. De hecho ya la han corrido muchos jueces”.

La serie 'La justicia secuestrada en Ecuador', del mismo programa, presenta esta vez una reveladora entrevista con José Suing Nagua, único juez destituido de la nueva Corte Nacional del Justicia.

El secuestro de la justicia se revela de nuevo en este caso: uno de los jueces –con más de 20 años en el ejercicio de su profesión- legalmente seleccionado como parte de la CNJ ha sido destituido por el Consejo de la Judicatura utilizando varios artificios de precario sustento legal. La destitución en contra del magistrado Suing se produjo porque falló en contra del Estado y a favor de una empresa, la OCP (Oleoducto de Crudos Pesados), específicamente en un juicio que mantenía el SRI en contra de la compañía.

Este es otro caso que permite entender el mecanismo que se esconde detrás de la Función Judicial: ausencia de independencia e intervención irrebatible del Gobierno. José Suing Nagua fue destituido con el argumento de que en el fallo a favor de la OCP el entonces juez cometió un error inexcusable. No existe, empero, un sustento concreto que solvente esa figura. El juez destituido presentó un reclamo al Tribunal de lo Contencioso Administrativo por las incongruencias presentes en su destitución. A medida que la entrevista se va desarrollando, se hacen evidentes las contradicciones y desatinos que atraviesan no solo este caso, sino toda la máquina burocrática de la justicia en el país.

Error inexcusable, pretexto para destituir a los jueces que no fallan a favor del Estado

José Suing Nagua asevera que su presencia en la CNJ no estaba justificada por ningún vínculo con el Gobierno, sino por sus méritos, “si había un control político, había un margen para poder ingresar por mérito propio quienes no teníamos militancia o padrinazgo”, señala el juez destituido. En el concurso ocupó el sexto de 21 puestos.

En el juicio que el SRI mantenía en contra de la OCP, Swing falló a favor de la empresa. El SRI la había denunciado por subcapitalización –implica que una filial le otorga un crédito a la subsidiaria, pero es una simulación; el crédito no existe-, que implicaría que la empresa se beneficia de las deducciones de los intereses que pagan por ese crédito. En este caso el juez destituido argumenta que el crédito existió y por tanto existía tanto provisión de capital como provisión de intereses. El Consejo de la Judicatura lo destituyó porque en el fallo existía un error inexcusable.

 

Por el fallo inapropiado de un juicio, Suing dejó de ser juez

Un error inexcusable encierra el desconocimiento de la Ley. Es improcedente asegurar que “jueces que fuimos fruto de un proceso de selección con concurso de mérito y oposición de por medio hayamos incurrido en eso (…) y además en una sola sentencia” puntualiza Suing.

El juez destituido falló en más de 600 casos. El Estado y el SRI salieron victoriosos en muchos de ellos. En ese marco, Suing era considerado como parte del virtuosismo judicial del Ecuador. Este es el primer juicio que el juez Suing falló en contra del Estado: fue inmediatamente destituido por el Consejo de la Judicatura que arguyó que “son un peligro” refiriéndose a Suing y el conjuez Gustavo Durango, los dos jueces que fallaron en contra del Estado en el Caso OCP.

Por el fallo inapropiado de un juicio, Suing fue destituido. Los méritos que le llevaron a tal sitial fueron omitidos cuando el Gobierno decreta que los intereses del Estado están siendo perjudicados. El juez destituido asegura estar con la “conciencia tranquila”. Si, dado el caso, el fallo de Suing hubiese sido equivocado, el Estado ciertamente no se vio perjudicado: el SRI vía acción extraordinaria de protección, llevó su caso a la Corte Constitucional, la que anuló el fallo en su contra.

 

“Confiamos en que los tiempos políticos cambien y que la justicia vuelva por sus fueros y reconozca efectivamente las barbaridades que se cometieron en este proceso”

José Suing formó parte del proceso en el que se corroboró que algunos jueces fueron nombrados de manera ilegal. “Cuando fueron posesionados dije: dejemos a un lado el tema del proceso de selección y vamos al proceso de legitimación en el ejercicio. Yo creo en los jueces, independientemente de las características y condiciones del proceso de selección. Habrá las instancias para que lo analicen y lo juzguen” señala.

El pleno tenía conocimiento de las denuncias hacia el proceso ilegal de selección de jueces. Suing NO firmó el comunicado que se publicó; allí constaba que los funcionarios no se pronunciarían al respecto de aquella denuncia porque no le corresponde a la Corte. A propósito del nombramiento de jueces que carecían de los méritos legalmente imprescindibles señala: “Uno tiene que vivir la vida y sus circunstancias, como lo dijo Ortega y Gasset. Y a mí me correspondió ese escenario y creo que lo hice con profesionalismo, al margen de los cuestionamientos que se hayan formado”.

En este punto, Carlos Vera le preguntó si se volvió amnésico; si hubo un pacto de silencio; si solo cuando actúan contra él se percata de los vicios de la Corte Nacional. Las respuestas a éstas y otras preguntas a quemarropa, son reveladoras.

Suing y Durango impugnaron el acto administrativo de destitución frente al Tribunal de lo Contencioso y Administrativo. “Nos suspendieron sin que existan hechos que motiven efectivamente la peligrosidad de nuestro accionar. Lo estamos demostrando con las diferencias entre el fallo y las medidas”, asevera el entrevistado. Esa presunta peligrosidad involucra que el juez en cuestión al haberse equivocado en un fallo, precisa dejar de administrar justicia porque constituye un peligro para la sociedad. “Presumo que lo que estaban previendo es que nosotros íbamos a fallar en otros procesos”, puntualiza.

Suing. Reclama la nulidad del procedimiento y la nulidad de la destitución. “Confiamos en que los tiempos políticos cambien y que la justicia vuelva por sus fueros y reconozca efectivamente las barbaridades que se cometieron en este proceso” ratifica. O sea que la Justicia no anda por sus fueros, le pregunta Vera. El juez responde con un impresionante análisis sobre la “celeridad selectiva”.

 

La justicia debería “mostrar su verdadera independencia; actos como este dicen muy poco de la independencia”

“Yo creo que la justicia tiene un mal momento (…); algunos fallos cuestionables, algunas actuaciones judiciales cuestionables, eso lo conoce la ciudadanía”, señala Suing y agrega: “Creo que hay temor. Si no tuvieron aspavientos en destituir a un juez que llegó a la CNJ con méritos propios, cualquier otro juez de instancia inferior podría correr la misma suerte. De hecho ya la han corrido muchos jueces”. La justicia al presente es eficaz solo en el marco de los intereses particulares del Estado. Para Suing, la justicia debería “mostrar su verdadera independencia. Actos como este que hemos conversado dicen muy poco de la independencia”.

Es evidente que la denuncia del aparato de justicia involucra el carácter pragmático de los agentes: si la justicia lo perjudica, entonces existe un problema; si no lo perjudica, su modus operandi resulta incluso amigable. Al respecto Suing comenta: “Yo no he dicho que no hay justicia en el Ecuador, yo lo que he dicho es que la justicia está amedrentada, que la justicia le falta salir por sus fueros (…) tendrá que volver por su camino”. Si la justicia está amedrentada. Acaso Ud. siente miedo, le inquiere Carlos Vera “No tengo miedo porque yo no he hecho nada malo. Yo lo que he hecho es pronunciarme en Derecho” asegura a pesar de la cautela con la que se explaya en la conversación.

 

“Me siento lesionado en mis derechos, alguien tiene que repararlos”

El juez destituido denunció que durante el trámite de este proceso los magistrados de la Sala de lo Contencioso Tributario recibieron presiones externas. “En ese lapso yo recibí en mi despacho la visita de una persona mostrando la preocupación del Gobierno respecto del contenido del fallo. Yo había firmado ese fallo meses antes que salga”, asegura. Este suceso es la prueba de lo que él llama “presión” en un contexto “demasiado evidente y curioso”, en sus palabras.

José Suing finalmente recalca que acudirá a a instancias internacionales si fuera requerido. “Me siento lesionado en mis derechos, alguien tiene que repararlos”, añade. Confía en la justicia internacional por la imparcialidad que le es característica. Su familia lo apoya en su lucha. “Uno tiene que defender su verdad y la verdad es una sola”, declara el juez destituido al cierre de la entrevista.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

Comentarios  

 
+16 Subsecretaría de Justicia — Comentario de: Pedro 15-09-2014 13:12
Cuando una sala de la CNJ sentenció en favor de Mery Zamora por el recurso de casación presentado por sus abogados, los rebaños del régimen se apresuraron a proclamar que era una muestra palpable de la ‘independencia judicial’ y que contradecía todas las críticas por la subordinación del Sistema Judicial al poder político. La destitución del juez José Suing confirma el contenido del Informe Pásara, el sometimiento de la Función Judicial y que los operadores de Justicia se mueven entre el miedo y la adulación.
Denunciar comentario con contenido ofensivo
 
 
+12 comentario — Comentario de: Marco 29-09-2014 10:29
Pagaran muy caro cuando se les duerma el diablo.
Y PAGARAN CON EL JUICIO DE REPETICION.
Denunciar comentario con contenido ofensivo
 
 

Columna Publicitaria

Síguenos en Twitter...

Terremoto Ecuador 2016

Bebe a bordo

Publicidad