Nebot: 'A mí no me parece que el presidente Moreno sigue el mismo camino de Correa'

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 50% (2 Votes)

WEB20170712JAIMENEBOT_b9394.jpg0aaaacon video new

"Unos ecuatorianos sabíamos y otros intuíamos”, dijo el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, al comentar las declaraciones del presidente Lenín Moreno, que ayer dijo, en referencia a la difícil situación económica que atraviesa el país de que "no hay tal mesa servida, a propósito de unos dichos del exmandatario Rafael Correa en que ensalzaba el manejo económico el 2 de abril pasado.

"Cuando se pierde el empleo, se paraliza la obra pública, cuando no se paga a los contratistas, cuando la construcción decae, cuando las ventas decaen, cuando no se cobra, el pueblo es lo suficientemente inteligente para darse cuenta de que algo pasa".

Según Nebot, lo bueno de las declaraciones es que el jefe de Estado deja constancia de esa situación mala del Ecuador es grave. Una vez que el presidente dice que las cosas están mal asume la responsabilidad de solucionar.

Ahora toca a todos, cada uno desde su ámbito, para que la solución venga, "no será fácil, no será corto, en eso hay que ser claros, más allá de que la responsabilidad es de otro, hay que empujar el carro hacia el bienestar, el progreso, hay que atraer la inversión; además, ya no se puede apostar al Estado consumidor, generador, inversor, porque eso ya se hizo cuando había plata, ya sabemos los resultados...".

"A mí no me parece que el camino que está siguiendo el presidente Moreno es el camino que seguía el expresidente (Rafael) Correa", apostilló.

"Ahora puede quedarse en un cambio de forma, no; puede quedarse en el simple diagnóstico, no; tiene que resolver los problemas", sentenció.

Nebot, dijo que él no tiene esa disyuntiva, porque él no cree ni en la derecha ni en la izquierda, yo creo en el éxito, y el éxito es servir para bien a los ciudadanos para cambiarle la vida a los pobres para bien, y aquí (en Guayaquil) hemos hecho en Guayaquil una revolución del bienestar".

Al pueblo -de acuerdo a las palabras del burgomaestre- no le interesa una revolución verde o amarilla, sino la revolución de crecer, como personas, como seres humanos, tener empleo, curarse, tener empleo, pero el alcance de las palabras del presidente las tiene que explicar él mismo.

"Lo que los pobres quieren es gente despierta que los dejen de hacer llorar, que les den felicidad, eso se hace con obras, con trabajo, no con bla, bla, bla...esa es la verdadera revolución en Guayaquil".

Recordó que en la urbe porteña de cada dólar que ingresa a las arcas municipales el 85 % se destina a obras y servicios. (Atalaya)

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...