160 laboratorios ilegales para extraer oro

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

Minas 02b2f

Unos tras otros, decenas de camiones, volquetas y tractores atraviesan el empinado camino de tierra que conduce a Buenos Aires, el poblado de Imbabura en donde se explotan ilegalmente minas de oro. Los vehículos pesados cargan bloques, ripio y arena.

Personal de Inteligencia, fiscales y pobladores saben que, con ese material, en Buenos Aires se construyen laboratorios clandestinos para extraer oro. Los trabajadores los llaman ‘chanchas’.

Agentes desplegados en esta zona tienen información de que ya se han levantado 160 infraestructuras de ese tipo para moler la roca, lavar, retirar la tierra y obtener el oro con químicos tóxicos y prohibidos.

Por eso también se ha intensificado el tráfico de estas sustancias. Durante un allanamiento ejecutado el 17 de febrero pasado, los agentes hallaron en un laboratorio nitrato de amonio, que se emplea como explosivo, y cianuro, que se usa para separar el oro de otros minerales presentes en la roca.

El expediente judicial de este caso reposa en la Fiscalía de Urcuquí, cantón al que pertenece Buenos Aires.

Este Diario revisó el proceso y allí se dice que en la ‘chancha’ allanada, además, se hallaron generadores de luz, bombas de agua, motores de cilindro amalgamadores, secadores de material aurífero, poleas, platos de mental, balanzas.

Además, se encontró una miniplanta fundidora con dos moldes para verter el oro líquido y para que adquiera la forma de una barra de chocolate o de una pelota de ping-pong.

Este hallazgo llamó la atención de las autoridades, pues ahora hay evidencias de que en Buenos Aires no solo se extrae la roca mineraliza sino también se la procesa. Es decir, la estructura que los grupos ilegales tienen ahora en ese pueblo es más fuerte.

Desde que este caso estallara, el 2017, en todos los operativos solo se hallaba roca mineralizada (oro en bruto), que era llevada a El Oro y Azuay para ser procesada. Ahora, una parte del material aún es trasladada a esas provincias, pero no como roca sino que se muele, se mezcla con arena y se convierte en adoquines. La idea es evitar los controles policiales.

Sin embargo, en uno de los operativos se hallaron 3 toneladas de adoquines. Una inmensa plataforma que cargaba ese material con oro está ahora incautada en un patio de retención policial de Imbabura.

Únicamente en esa provincia la Policía ha decomisado 1 539 toneladas de roca mineralizada. Mientras que la Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom) decomisó otras 500 toneladas. Esto significa que hay más de 2 000 toneladas como evidencia de esta actividad ilegal.

Pero los reportes policiales indican que de Buenos Aires se ha extraído ilegalmente tres veces más de lo descubierto.

Andrea Cárdenas, directora de la Arcom, dice que la roca que se explota en ese pueblo de Imbabura presenta la mayor concentración de oro del país. Esa es la razón por la que 4 000 personas aproximadamente han llegado a ese pequeño poblado.

Este Diario recorrió la semana pasada San Gerónimo, Urcuquí e Ibarra. A través de caminos polvorientos de segundo orden, rodeados de plantaciones de caña de azúcar y fincas ganaderas, se encontraron camiones y vehículos con y sin placas, y autos de Colombia que circulan por el sector.

Un jeep proveniente de El Bordo, entre Pasto y Popayán, en Colombia, llegó al control de San Gerónimo y sus ocupantes fueron revisados por policías. Ese es el principal punto de acceso a Buenos Aires. Los extranjeros dicen haber recorrido 398 kilómetros, unas ocho horas de viaje, para poner mallas en una finca.

Precisamente en ese control fueron detenidos dos militares en octubre del 2017. En el expediente consta el caso de un sargento y un soldado que salieron de Cuenca, en una comisión hacia El Oro, pero desviaron su recorrido y llegaron a Imbabura en un camión de FFAA que transportaba 252 sacos con material minero.

Los documentos judicializados dicen que tras ser detenidos llegaron cinco hombres en dos camionetas, quienes intentaron “arreglar” con los policías.

Entre las evidencias hallaron 138 billetes de USD 20 (USD 2 760), ocultos en una mochila.

En las investigaciones, el soldado contó que los costales con roca los cargaron en la vía, a plena luz del día, y que participaron más de 20 jornaleros.

No revelaron cuánto dinero iban a cobrar por llevar el material hasta El Oro, pero agentes de Inteligencia dicen que por ese viaje las mafias cancelan de USD 8 000 a 10 000, siempre que el camión cargue al menos 8 toneladas. (El Comercio)

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...